Filtros de agua para cultivos hidropónicos y el riego de plantas y jardines

EL pH ACIDO
Publicado 1 junio, 2020

El pH ácido en el agua suele ser un problema muy común para la mayoría de cultivadores. Ya que aunque el pH 7 se considera neutro (ni ácido ni alcalino), no es el pH óptimo para las aguas de riego. El rango recomendado de pH del agua de riego para el cultivo depende de la variedad que se vaya a plantar. En general, el pH correcto para el riego oscila entre 5.2 y 6.8. Si el pH de tu agua está por encima de 7, entonces estás usando agua con pH ácido y puede que necesites realizar un tratamiento previo antes de usarla. El pH es la medida de la concentración de iones de hidrógeno de una solución (cuán ácida o alcalina es) y varía de 0 (el valor más ácido) a 14 (el valor más alcalino).

En la mayoría de lugares el agua del grifo contiene cantidades sustanciales de calcio (Ca) que le otorga su característica dureza. Estos niveles de calcio pueden provocar varios problemas, los cuales pueden aliviarse realizando algún tipo de tratamiento previo del agua.

ABLANDAMIENTO DEL AGUA

Hay varios métodos para ablandar el agua y lo más seguro es mediante la utilización de un sistema de ósmosis inversa, que elimina por completo el calcio y el bicarbonato. Para la horticultura, el bicarbonato de calcio se neutraliza mejor añadiendo pequeñas cantidades de ácido concentrado al agua. La ósmosis inversa ni cambia ni altera el pH, este seguirá siendo el mismo aunque eso sí, bajará la EC eliminando la mayoría de sedimentos y sobretodo, el cloro del agua.

CONSECUENCIAS DE REGAR CON UN PH ACIDO

  • La disponibilidad de micro-nutrientes como el hierro (Fe), el manganeso (Mn), el zinc (Zn), el cobre (Cu) y el boro (B), y el crecimiento de las plantas, pueden verse reducidos drásticamente usando un valor de pH ácido.
  • Un pH ácido en el agua puede provocar que las sales que los fertilizantes contienen y con los que llenar los depósitos de almacenamiento, precipiten (cristalicen).
  • El agua con un pH ácido también puede reducir la eficacia de los insecticidas. Ya que la mayoría de ellos mantienen sus propiedades activas por más tiempo en soluciones con un pH bajo.
  • Gran parte del calcio disponible lo hace en forma de bicarbonato de calcio, que se puede precipitar tanto en el fondo de los depósitos, diferentes partes de la planta (tronco, raíces, follaje) como en diferentes herramientas (macetas, bandejas, tijeras) y accesorios (humidificadores).
  • El uso continuo de agua dura para el riego también puede llevar a una acumulación de cal en el sustrato. Es un problema propio de muchos invernaderos de temporada larga en los que la acumulación de los riegos lleva a una acumulación de un pH alto en el suelo.
  • Muchas especies de viveros son sensibles a la cal y a la acumulación del pH en el suelo, pudiendo resultar ser muy dañinos.
  • Usando agua ácida en los humidificadores puede provocar la aparición de una capa blanca en las superficies de las hojas, reduciendo la fotosíntesis.
  • También es muy típico el bloqueo de tuberías y boquillas en los sistemas de riego automáticos e hidropónicos.

 

 

LA ALCALINIDAD

La alcalinidad es la capacidad del agua para neutralizar los ácidos. Los bicarbonatos disueltos como el bicarbonato de calcio, el bicarbonato sódico y el bicarbonato de magnesio, junto con los carbonatos como el carbonato de calcio, son los principales contribuyentes a la alcalinidad en el agua de riego. La mayoría de los laboratorios asumen que el total de carbonatos (TC) es igual a la alcalinidad, pero en realidad en la mayoría de las aguas, los bicarbonatos representan mas del 90% de toda la alcalinidad presente. Para estar seguro, lo mejor es realizar un análisis de agua y ver si se muestra el total de carbonatos en porcentajes o en cifras separadas para cada elemento.

ACIDIFICACION DEL AGUA

Añadir la cantidad correcta de ácido, hará que el pH del agua se pueda reducir. Si te encuentras en una zona con agua dura y decides acidificar el agua, es posible que tengas que disminuir la cantidad de calcio de tu mezcla de cultivo para que coincida con los nuevos niveles de alcalinidad. Si baja el pH, es posible que debas aumentar el contenido de calcio.

El ácido nítrico concentrado (60%) también proporciona algo de nitrógeno (N). Por cada 100 ml de ácido nítrico concentrado que se añade a 1.000 litros de agua, se están suministrando 22 mg/l de nitrógeno. A partir de una serie de muestras de agua dura analizadas, se encontró que la cantidad de ácido necesaria varía entre 50 ml y 200 ml de ácido nítrico concentrado por cada 1.000 litros de suministro de agua.

Es esencial pues evaluar con precisión la cantidad de ácido necesaria en cada caso. Si se añade una pequeña cantidad de ácido por encima de lo requerido, el pH del agua se convertirá en muy ácido. La cantidad de ácido requerida se evalúa mejor por el proceso de valoración. Utilizando el gráfico como ejemplo, una muestra de agua que contiene 100mg/l de calcio requiere 275 ml de ácido nítrico concentrado para llevar el pH a 5.9.

NUTRIENTES A PARTIR DE ACIDOS

Aparte del ácido cítrico, algunos ácidos utilizados para la acidificación del agua también suministran nutrientes en combinación con el hidrógeno. El nutriente suministrado puede ser beneficioso para el crecimiento de las plantas (siempre que no se realice en exceso) pero también puede reaccionar con las sales contenidas en fertilizantes con una alta concentración o con pesticidas, si se mezclan en soluciones para pulverización.

También deberás ajustar el plan de nutrientes si tu agua está siendo acidificada. Por ejemplo, si se va a utilizar ácido fosfórico, reducir los niveles de fósforo (P). Si el resultado es un agua muy alta en alcalinidad, no es factible acidificar con ácido fosfórico.

Si utilizas ácido nítrico, hay que tener en cuenta el nitrógeno adicional suministrado a partir del ácido. El uso de ácido nítrico (67%) para acidificar un agua que contenga 6,0 mS/l de alcalinidad suministraría 67mg/l de nitrógeno en cada riego.

El ácido cítrico es ideal como acidificador para soluciones de nutrientes y soluciones de pesticidas porque es mucho menos probable que reaccione con sales o pesticidas que los otros tres ácidos. Aunque es mucho más seguro de usar, su coste puede hacerlo menos deseable para el cultivo en grandes extensiones.

SALUD Y SEGURIDAD

Los ácidos concentrados son productos químicos peligrosos y siempre deben manipularse con cuidado. El personal que trabaja con ellos debe estar adecuadamente capacitado, tener todo el equipo de protección personal necesario y trabajar idealmente en parejas. Los respiradores y las mascarillas faciales son recomendables ya que los humos y vapores que se desprenden pueden presentar un verdadero peligro para la salud. Los fabricantes de ácidos proporcionan en las etiquetas las hojas de datos de seguridad de sus productos. Por eso, las personas que lo vayan a usar deben familiarizarse con los detalles de cada uno.

Agregar siempre ácido al agua, no agua al ácido. El agua acidificada es corrosiva y puede devorar los componentes metálicos de tu sistema de riego en un abrir y cerrar de ojos.

LOS MICRO-NUTRIENTES
Publicado 12 mayo, 2020

La gestión de los micro-nutrientes en las plantas es bien conocida por los cultivadores con mas experiencia. Ya que a pesar de que no son necesarios en dosis altas, ayudan a las plantas a lograr un mejor rendimiento. Los nuevos cultivadores en cambio, a menudo pasan por alto todos los micro-nutrientes que requieren sus plantas para crecer. 

Las plantas necesitan, además de los macro-nutrientes NPK (nitrógeno, fósforo y potasio), los micro-nutrientes para poderles proporcionar las cantidades suficientes de alimento. Encontrar el equilibrio perfecto entre macro-nutrientes y micro-nutrientes en el suelo te ayudará a obtener unas plantas mas sanas y vigorosas.

Categorías de nutrientes

Dieta tipo

Existen tres categorías diferentes de nutrientes: nutrientes primarios, los conocidísimos macro-nutrientes o NPK (*¿sabías que el agua y el aire también son macro-nutrientes?), los nutrientes secundarios (aquellos que las plantas necesitan en menores cantidades) y los micro-nutrientes (aquellos que se necesitan todavía en menor cantidad que los secundarios). Entre todos ellos forman la dieta ideal de las plantas. Y no por ello dejan de tener menor importancia en las diferentes fases.

 Si nos ponemos a pensar y aplicamos la lógica, no difiere mucho de la dieta ideal tipo para los seres humanos.    ¿Verdad?

*El agua y el aire aportan el Carbono (C), el Hidrógeno (H) y el Oxígeno (O) necesario durante todo el ciclo de las plantas.

Los nutrientes secundarios

Los nutrientes secundarios de las plantas son el calcio (Ca), el magnesio (Mg) y el azufre (S). Estos elementos, aunque no son necesarios en cantidades tan altas, son necesarios para una buena salud de las plantas. El azufre ayuda a desarrollar vitaminas, ayuda a la producción de semillas y es una parte integral de la formación de aminoácidos. El magnesio es un componente clave en la producción de clorofila y ayuda a las plantas a utilizar fósforo y hierro. El calcio, al igual que los otros nutrientes secundarios, desempeña muchas tareas en la regulación de las funciones del sistema vegetal, como la respiración y la división celular. Sin embargo, en las plantas de cannabis el calcio juega un papel extremadamente importante. 

 

Disminución de los micro-nutrientes

Con el paso de los días y del riego, es normal que la disposición de micro-nutrientes en el suelo disminuya, incluso siguiendo un programa de fertilizantes concreto. Por ejemplo, en los casos de los cultivos de alto rendimiento, donde se suelen dar mas tiempo de lo normal en las fases de crecimiento y vegetación.

Otra razón es que algunos fertilizantes como los NPK, contienen cantidades de micro-nutrientes más bajas o inexistentes, ya que se centran en los macro-nutrientes de nitrógeno, fósforo y potasio. También nos podemos encontrar con ello en el caso de no disponer un suelo fértil o de calidad.

 

Identificación y funciones

Cada uno de los elementos nutritivos necesarios para las plantas cumple varias funciones. Incluso hay algunos que ayudan a las plantas para absorber de manera adecuada otros de estos elementos. Como es el caso del hidrógeno (H), el cual necesita del oxígeno (O) del agua y el carbono (C) del aire para proporcionar los componentes básicos para que las plantas produzcan carbohidratos.

Hierro

El hierro (Fe) es un micro-nutriente esencial para el crecimiento saludable de las plantas. Es utilizado por varias enzimas y proteínas durante la fotosíntesis para la fabricación de clorofila. Ayuda con la formación de lignina, la transferencia de energía y con la reducción y fijación de nitrógeno. Es responsable de la función, estructura y mantenimiento de los cloroplastos (componentes de las células vegetales y de algas). 

También juega un papel importante en el proceso de respiración, una función esencial de la vida. Fomentando activamente la producción de clorofila y previniendo la decoloración de la hoja que se encuentra comúnmente en hojas moribundas.

Boro

El boro (B) juega un papel muy importante a la hora de aportar estabilidad a las plantas. Ayuda a las membranas celulares con su desarrollo, reforzando su estructura y es vital para regular el metabolismo de una planta. Es extremadamente importante para el crecimiento de las plantas, interviniendo directamente en la germinación, la formación de polen y la retención de flores. Las plantas con bajo contenido de boro pueden mostrar frutos y tallos huecos, así como hojas débiles.

Cobre

El cobre (Cu) activa algunas enzimas en las plantas que participan en la síntesis de lignina y es esencial en varios sistemas enzimáticos. También se requiere en el proceso de fotosíntesis, es esencial en la respiración de las plantas y ayuda al metabolismo 

de carbohidratos y proteínas de las plantas. Además, también sirve para intensificar el sabor y el color en las verduras y el color en las flores.

Zinc

El zinc (Zn) ayuda principalmente a producir clorofila. Sin zinc, el crecimiento de las plantas se atrofia y las hojas se decoloran debido a la deficiencia de zinc. Esta decoloración se llama clorosis, que hace que los tejidos entre las venas se vuelvan amarillos mientras las venas permanecen verdes, lo que generalmente afecta la parte inferior de la hoja cerca del tallo.

Manganeso

El manganeso (Mn) es un elemento metálico y uno de los 13 minerales naturales existentes en el suelo. Es la columna vertebral del proceso de la fotosíntesis y es la razón por la cual las hojas tienen su color verde. La clorofila no puede capturar la energía de la luz solar para la fotosíntesis sin manganeso.

Los suelos ricos en materia orgánica también son más ricos en manganeso, pero el manganeso puede lixiviarse de suelos más ligeros como la arena. Por este motivo, las deficiencias de manganeso suelen ser bastante comunes en aquellos suelos ligeros o con materia orgánica limitada.

Níquel

El níquel (Ni) ayuda a la conversión de la urea en las plantas, ya que es un componente vital de la enzima ureasa. También se cree que ayuda con la fijación de nitrógeno (N). Para obtener un fertilizante completo para sus plantas, puede ser útil escoger uno que incluya níquel.

Cloro

El cloro (Cl) es un valioso micro-nutriente vegetal que ayuda con la fotosíntesis y con el modo en que las plantas usan la energía. Mas que cloro, las plantas lo que utilizan son cloruros que provienen del cloro que hay presente en la sal del suelo. Recordemos que el cloro es muy nocivo para las plantas, por eso para poderlo absorber, deben ser en un compuesto de cloruro.

Y recuerda, para obtener el máximo rendimiento de tus abonos y fertilizantes (primarios, secundarios y micro-nutrientes) en tu cultivo, es importante tener en cuenta la calidad del agua. Si no disponemos de un agua de entrada de calidad, es muy aconsejable (por no decir obligatorio) utilizar un sistema de tratamiento de aguas. Ya sea con los Sistemas de Filtración (ELIMINAN EL CLORO) o bien los Sistemas de Osmosis Inversa (REDUCEN LA EC).

¿Debo usar una lámpara UV en mi sistema de riego?
Publicado 17 abril, 2020

Todas aquellas aguas exentas de cloro (pozos, acequias, embalses, etc) son susceptibles de acumular sustancias indeseadas para el riego: virus, bacterias, herbicidas, pesticidas… Por eso, una de las dudas que más concierne a los cultivadores que usan estos tipos de agua, es la de si deben usar una lámpara UV para esterilizar el agua, o no.

Cuando cultivamos, tenemos varias razones obvias para mantener una configuración libre de patógenos y bacterias no deseadas. Y la mejor manera de hacerlo es comenzar con un agua base purificada, usando un Sistema de Osmosis Inversa. Pero hay algunos casos en los que es necesario añadir una lámpara UV como esterilizador.

En el caso de usar un sistema de Osmosis Inversa o un Sistema de Filtración, es necesario la instalación de la lámpara UV en el circuito de riego, antes de éstos, para matar el 99,99% de los virus y bacterias, logrando así esterilizar el agua. Además, instalando la lámpara UV antes de nuestro sistema de tratamiento de agua, alargaremos y protegeremos la vida de los filtros de los equipos.

La radiación ultravioleta

Se denomina radiación ultravioleta o radiación UV a la radiación electromagnética cuya longitud de onda está comprendida aproximadamente entre los 10 nm y los 400 nm. Su nombre proviene de que su rango empieza desde longitudes de onda más cortas de lo que los humanos identificamos como el color violeta. Pero dicha luz o longitud de onda, es invisible al ojo humano al estar por encima del espectro visible. Esta radiación es parte integrante de los rayos solares y produce varios efectos en la salud al ser una radiación entre ionizante y no-ionizante.

Espectro luz - Light spectrum

Tipos de radiación UV

Existen 3 tipos de radiación ultravioleta, según su longitud de onda:

UVA: La radiación UVA es la menos nociva y la que llega en mayor cantidad a la Tierra (un 95%), pero una sobreexposición también resulta perjudicial. Casi todos los rayos UVA pasan a través de la capa de ozono. Es la responsable del bronceado inmediato de la piel. A largo plazo también favorece el envejecimiento cutáneo y el desarrollo de cáncer de piel. Está entre 320 y 400 nm.

UVB: Es biológicamente muy activa pero la capa de ozono absorbe la mayor parte de los rayos UVB provenientes del sol. Sin embargo, el actual deterioro de la capa aumenta la amenaza de este tipo de radiación. Como efectos a corto plazo es la responsable de quemaduras y del bronceado diferido. A largo plazo, favorece el envejecimiento cutáneo y el desarrollo de cáncer de piel. Está entre 290 y 320 nm.

UVC: Es la mas nociva debido a su gran energía. Afortunadamente, el oxígeno y el ozono de la estratosfera absorben todos los rayos UVC, por lo cual nunca llegan a la superficie de la Tierra. Está entre 100 y 290 nanómetros.

Espectro luz UV - UV Light spectrum

¿Cómo funciona una lámpara esterilizadora UV? 

El factor clave para un funcionamiento eficaz de una lámpara esterilizadora UV recae en la longitud de onda de luz que emite: la luz UV-C. Con una longitud de onda corta y potente, destruye los ácidos nucleicos en el ADN de un patógeno. Eliminando su capacidad de infectar, reproducir y realizar funciones celulares vitales, lo que los hace inofensivos.

Se recomienda su utilización en los casos de usar depósitos de acumulación de agua. Sobretodo, si están expuestos al sol y el agua permanece estancada por una cantidad de tiempo. Incluso habiendo utilizado agua del grifo ya tratada previamente, si esa agua también va a permanecer estancada durante un período de tiempo prolongado, existe una probabilidad muy elevada de que vuelvan a proliferar patógenos indeseados. En ambos casos, la única forma de asegurarse de una esterilización completa es instalando la lámpara UV después del depósito del agua acumulada, antes de que el agua entre al circuito de riego del cultivo.

Para todos los casos en los que se riega usando un agua exenta de cloro, proveniente de pozos, acequias, embalses o similares, GrowMax Water ofrece diferentes Kits de lámparas esterilizadoras UV: Los Kit Lámpara UV 4 LPM (con un flujo de 4 L/min) y el Kit Lámpara UV 22 LPM (con un flujo de 22 L/min). Los cuales incluyen transformador, conexiones de tubo y clips de enganche. Todo listo para instalar y usar.

 

¿QUE ES EL PH?
Publicado 18 febrero, 2020

El pH, de sus siglas en inglés, es el potencial de Hidrógeno de un líquido o disolución. Su indicación viene dada por un valor numérico dentro de un rango de 0 a 14, quedando 7 (como norma general, más adelante profundizaremos en el tema) como el valor dado para un pH neutro. Los valores con un pH inferiores a 7 son ácidos y los de valor superiores a un pH 7,  alcalinos.

 

EL PH, ESE GRAN DESCONOCIDO

Seguro que en alguna ocasión habéis escuchado a alguien decir: “el pH, ¿pero eso qué es?” o “¿medidor de qué?”, cierto?

Estamos de acuerdo en que no es uno de los temas más apasionantes de los cultivadores, pero todos los profesionales saben que el pH debe permanecer entre unos valores de 5.5-6.5 porque ciertos elementos sólo pueden ser absorbidos por las plantas en ese rango. Por ello es comprensible que a muchos cultivadores noveles se les pueda llegar a convertir en un auténtico quebradero de cabeza.

 

IMPACTO A DIFERENTES VALORES

Dado que el pH es un factor logarítmico (no se suma, se multiplica). Cuando el pH disminuye en 1 unidad, la solución se vuelve 10 veces más ácida. Y si disminuye en 2 unidades, la solución se vuelve 100 veces más ácida.

Medidor digital de pH

Lo contrario ocurre si aumentamos en 1 unidad, la solución se vuelve 10 veces más alcalina y si aumentamos en 2 unidades, se vuelve 100 veces más alcalina.

Por lo tanto, la variación de tan solo 1 unidad en el valor, puede tener un impacto en las plantas no deseado y convertirse en un auténtico desastre.

Como en este ejemplo, en el que el jardinero no quiso variar los niveles durante las diferentes etapas de la planta. Siempre mantuvo el pH a 5,5 y el resultado, ya os lo podéis imaginar…

UNA BUENA AGUA BASE

Si queremos asegurarnos que nuestras plantas absorban la mayor cantidad de elementos y nutrientes, la solución es mantener el agua de la mezcla con un pH neutro. Lo ideal es comenzar con un pH de 5.5-5.8 en la fase de crecimiento e ir aumentándolo paulatinamente a 6-6.5 en la fase de floración.

Para ello, lo recomendable es tener una buena agua base y el mejor método de conseguirlo es empezar con un agua que sea lo más pura posible. La mejor forma de lograrlo es mediante un sistema de Osmosis Inversa como tratamiento previo del agua. El cual al mismo tiempo nos ayuda a estabilizar el pH del agua.

Si utilizamos sistemas de irrigación hidropónicos o similares, también deberemos de mantener los niveles de pH de una manera constante, estable.

DIFERENTES PH’s

Además de realizarse mediciones en líquidos y soluciones, también se pueden realizar mediciones en la piel de animales y seres humanos*, frutas, vegetales, el propio suelo de un cultivo, el agua de la lluvia, agua de pozos, etc.

*El valor del pH de la piel oscila entre 4,5 y 5,9 por lo que el pH natural de la piel es ligeramente ácido y su valor óptimo es de 5,5. Además, el pH de la piel varía ligeramente según la edad, el género y el lugar del cuerpo (genitales, manos y axilas).

pH de la pielEL PH EN EL AGUA DE RIEGO

Cuando se trata del pH en el agua de riego para nuestras plantas, debemos tener en cuenta:

  • El del agua de la toma de entrada.
  • El del agua una vez agregados los fertilizantes.

 

EL PH DEL AGUA DE LA TOMA DE ENTRADA

El agua que usamos, normalmente del grifo, suele provenir de las depuradoras de las grandes urbes y ciudades. Por ello, es tratada con productos químicos convencionales para ajustarla a un nivel adecuado. Este nivel de pH adecuado puede variar en función de la época del año y sobre todo, según la zona en la que vivas.

Así que lo recomendable es que averigües cuál es el pH inicial del agua de tu grifo antes de mezclar los fertilizantes ya  que además, seguramente esta misma agua vendrá con unos valores elevados de EC.

 

EL PH DEL AGUA UNA VEZ AGREGADOS LOS FERTILIZANTES

Aquí es donde suelen venir los problemas. Partiendo de la base que no todos los fertilizantes tienen el mismo pH y que además algunos tienen valores muy altos (o bajos), es casi imposible que al realizar la mezcla del caldo de cultivo, adquieras el idóneo si no usas algún instrumento de medición y algún regulador.

 

INSTRUMENTOS DE MEDICION

Para controlar el pH no hay otro remedio que usar alguna herramienta específica. Para ello, tenemos diferentes opciones como pueden ser las tiras reactivas, los kits de gotas o los medidores digitales profesionales.

 

Tiras reactivasTIRAS REACTIVAS

Las tiras reactivas (o papel tornasol) son tiras de papel impregnadas con una sustancia química que en función del pH de la muestra con la que toman contacto cambian de color.

Las tiras de papel indicador se usan tanto a nivel de laboratorio como a nivel particular, siendo incluso usadas en los laboratorios clínicos, sobre todo para el análisis de la orina.

Kit de gotas

KITS DE GOTAS

Los kits o test de gotas son muy prácticos y económicos. Contienen un reactivo para medir el pH del agua de riego y un bote transparente donde se mide la muestra introduciendo tu agua del caldo de cultivo y añadiendo 2 gotas del líquido reactivo.

Medidor digital de pHMEDIDORES DIGITALES

Hay diferentes modelos de medidores digitales de pH disponibles en el mercado. Con un amplio rango de precios, todos ellos válidos y funcionales. También los hay que cumplen diferentes funciones como además medir la EC y la temperatura (los llamados combos) de manera constante, obligatorios para su uso mediante las diferentes técnicas hidropónicas. Para un buen uso, es indispensable seguir los consejos de cada fabricante para su correcto mantenimiento.

Medidor de pH de sueloOTROS MEDIDORES

Existen en el mercado otros medidores que sirven para controlar el pH del suelo. Diseñados para su uso directo en el sustrato, son una excelente solución para comprobar la acidez de la tierra que vayamos a utilizar para un cultivo determinado. Si eres de los que reutiliza el sustrato, este tipo de medidor no puede faltar entre tus herramientas.

 

LOS REGULADORES DE PH

Los reguladores de pH son otra herramienta imprescindible que no puede faltar en tu arsenal. Suelen estar compuestos por productos naturales y se pueden encontrar en distintos formatos como en polvo o líquido. No son muy caros y su tiempo de eficacia es casi inmediato (algunos fabricantes aseguran que en menos de 10 segundos).

                Reguladores Reguladores

Si cultiváis en orgánico aseguraos de no adquirirlos minerales, pues afectará negativamente al mantenimiento de los microorganismos beneficiosos existentes en el suelo.

 

Si queremos conseguir cosechas de calidad, un pequeño recordatorio: controlar el pH del agua es tan importante como controlar la EC.

 

LA SAL EN LA DIETA DE TUS PLANTAS
Publicado 2 enero, 2020

¿No es la sal algo malo para las plantas? Como jardineros y cultivadores, somos muy conscientes del daño que puede causar el suelo o el agua excesivamente salada. Sin embargo, adivina cuánto tiempo podría vivir una planta sin sal. La respuesta no es muy larga…

Una planta sólo puede absorber un nutriente cuando ese nutriente está en forma de sal iónica. Esto se debe a que ha de existir un potencial de membrana (positivo versus negativo) para proporcionar la energía y lograr mover el nutriente hacia el citoplasma celular.

Por lo tanto, la administración adecuada de nutrientes es necesaria para el crecimiento saludable de las plantas. Saber cómo se equilibran estos factores contribuirá en gran medida a mantener un cultivo saludable.

LA SAL Y EL NITROGENO

Veamos un nutriente orgánico; usaremos cómo ejemplo el nitrógeno. Las plantas necesitan nitrógeno para producir el crecimiento foliar (entre otras cosas). Sin embargo, los sistemas de raíces no pueden absorber nitrógeno de manera directa.

En el estiércol de pollo, aproximadamente el 80% del contenido de nitrógeno es orgánico y debe mineralizarse o convertirse en amonio o nitrato para estar disponible para la absorción de la planta. Para algunas formas de nutrientes, este proceso suele tardar hasta un año. Se requiere tiempo, temperatura y bacterias para realizar la conversión.

Esta es la razón principal por la cual las aplicaciones de nutrientes orgánicos no sobrealimentan o queman una planta. El nutriente simplemente no está en una forma que absorben las raíces. Es después de este proceso de conversión que el nutriente se convierte en sal y queda disponible para su absorción.

BENEFICIOS DE LOS NUTRIENTES ORGANICOS

La mayoría de los nutrientes que se encuentran en los fertilizantes orgánicos aún no están en forma de sal, por lo que la planta no puede absorberlos. Entonces, ¿hay algún beneficio en esto? Sí.

Veamos nuevamente el nitrógeno. Existen diferentes procesos para convertir las fuentes de nitrógeno en forma de sal iónica, y estos coinciden con los tipos básicos de fertilizantes. El primero de estos procesos es la hidrólisis, donde el nitrógeno es convertido por el agua.

El segundo es la mineralización, donde la acción microbiana del suelo convierte la fuente de nitrógeno. La temperatura completa el proceso de mineralización. Los procesos o reacciones que deben ocurrir para que el nitrógeno esté disponible para la planta es bastante complejo.

Durante la mineralización de un nitrógeno orgánico, las bacterias, en concreto los protozoos, se ponen a trabajar consumiendo el nitrógeno y convirtiéndolo en nitratos, amonio y otros subproductos. Estos nitratos están disponibles de inmediato para la planta. Este proceso lleva tiempo y aumenta la temperatura de manera lenta, por lo que la disponibilidad de nitratos es gradual y segura.

Después del nitrógeno, el fósforo también requiere el mismo tipo de reacciones para convertirse en una sal y, por lo tanto, disponible para la absorción de la planta. Las plantas absorben principalmente fósforo como iones de ortofosfato primarios y secundarios con carga negativa.

Algunos nutrientes preparados pueden tener estos ya dentro del compuesto fertilizante, mientras que las formas orgánicas requieren que los procesos de mineralización ocurran primero. Esto nuevamente hace que la liberación de nutrientes sea más lenta.

Sal granulada

SUELO FERTIL

Durante la transformación del nitrógeno, las bacterias en el suelo, como las nitrobacterias, junto con una multitud de otras bacterias y protozoos, se alimentan continuamente. Como resultado, los microbios se multiplican y crean un suelo vivo.

La concentración de microbios en el suelo vivo puede ser asombrosa. Una cucharadita de tierra fértil puede contener 100 millones e incluso hasta 1.000 millones de bacterias. Hasta más de 60 Km de filamentos fúngicos, o hifas, también pueden estar presentes en esa pequeña muestra.

El suelo fértil es la base principal para crear el vigor y la salud de las plantas para ayudar a los cultivadores a obtener el máximo rendimiento en sus cultivos. Estos microbios retienen agua en sus células que pueden estar disponibles para la planta mas adelante. Las bacterias comen exudados de plantas como azúcares, carbohidratos y nutrientes orgánicos aplicados.

Los protozoos luego excretan nutrientes disponibles para las plantas. Los hongos beneficiosos protegen las raíces de las plantas de los patógenos y los microbios dañinos al tiempo que forman una relación simbiótica con las raíces para una mayor absorción de nutrientes.

Las micorrizas son un ejemplo de esto. Si alguna vez habéis utilizado un suelo impregnado con este hongo beneficioso, ya sabéis cuánto vigor, follaje, flor y fruto adicional se puede obtener de la planta.

En todos los casos, el proceso de mineralización construye la vida y la salud del suelo. La cantidad de beneficios de la tierra viva es abrumadora, y esta es la razón por la que muchos jardineros prefieren usar nutrientes orgánicos.

USANDO LA UREA

Al leer «nitrógeno«, en la etiqueta de tu fertilizante, puedes ver qué porcentaje del producto es nitrato, nitrógeno amónico o urea soluble e insoluble en agua.

Debido a que muchos fertilizantes usan al menos algo, si no una gran cantidad, de urea, es útil analizar esta característica. Al igual que las formas orgánicas de nitrógeno, el mecanismo de liberación de la urea es la mineralización. La urea generalmente se demora hasta un mes para estar disponible para las plantas. Sin embargo, hay varios tipos diferentes de urea y cada una tiene tiempos de liberación considerablemente diferentes.

La urea soluble en agua fría se vuelve disponible para las plantas en un par de semanas, mientras que la soluble en agua caliente se vuelve disponible en 2 o 3 meses, dependiendo de la temperatura del suelo. La urea insoluble en agua puede tardar varios años en liberarse.

Debido a que estos nutrientes pueden estar disponibles a una velocidad tan variable, se puede ver por qué es difícil saber si tu cultivo está siendo fertilizado en exceso. Se debe tener cuidado y las pruebas periódicas del suelo pueden ayudar a saber si se necesitan nutrientes adicionales. Además, siempre es mejor leer la etiqueta para conocer las características de asimilación de los nutrientes de las plantas.

LA NECESIDAD DE NUTRIENTES MINERALES EN LA HIDROPONIA

Sin embargo, hay circunstancias en las que agregar nutrientes minerales listos para la absorción a una base de nutrientes orgánicos puede tener sus ventajas.

En los casos en que una planta muestra signos de nutrición insuficiente, las fuentes de nutrientes orgánicos pueden ser demasiado lentas para corregir esta deficiencia a tiempo para evitar una reducción en varias características deseadas del cultivo. Agregar la cantidad correcta de nutrientes inorgánicos al suelo, o incluso una aplicación foliar, puede ser la solución.

En muchos fertilizantes minerales, los nutrientes que contienen pueden ser absorbidos inmediatamente por el sistema de raíces, o al menos estarán disponibles muy rápidamente. Por ejemplo, la forma de nitrato de nitrógeno que a menudo se proporciona en fertilizantes sintéticos está disponible de inmediato (lo que facilita la fertilización excesiva de una planta).

Si bien los nutrientes minerales no esterilizan el suelo en sí ni alimentan a los microbios del suelo, estos microbios aún se reproducirán y harán un buen trabajo siempre que haya nutrientes orgánicos presentes. Es solo cuando el cultivador depende únicamente de nutrientes inorgánicos que el suelo gradualmente se volverá estéril por inanición de los microbios.

Conocer la cantidad correcta y la razón correcta para agregar nutrientes minerales es la clave del éxito. Además, durante ciertas fases de crecimiento, un chorro de fósforo o nitrógeno extra puede crear varios efectos deseados. Los micro-nutrientes, aquellos que pueden agregar sabor, también pueden ser necesarios en un momento específico durante los ciclos de crecimiento y floración.

OBTENER LO MEJOR DE AMBOS MUNDOS

Al final, recuerda que el uso de formas orgánicas de nutrientes va a construir el suelo mientras alimenta a tus plantas. Esto debería ser una prioridad para cualquier cultivador. Así que trata de mantener una mente abierta sobre el uso de sales nutritivas (fertilizantes) minerales en situaciones en las que puedan beneficiar a tu cultivo.

LAS ORQUIDEAS
Publicado 2 diciembre, 2019

La complejidad, la belleza y la increíble diversidad de las orquídeas no tienen rival en el mundo vegetal. Estas preciosidades exóticas comprenden la familia más grande de plantas con flor en la tierra, con más de 30.000 especies diferentes y al menos, 200.000 híbridos.

Dentro de esta basta cantidad de variedades e híbridos de orquídeas, existen muchas que son perfectamente felices creciendo en el hueco de una ventana soleada o bajo luces artificiales.

Para obtener mayores posibilidades de éxito, elegir una de las variedades menos exigentes que se adapte al tipo de condiciones de crecimiento que podamos proporcionar. Escoger la planta más madura que tenga el lugar (las plantas jóvenes son mucho más difíciles de complacer) y, si es posible, escoger una en flor para saber por lo que nos vamos a esforzar.

HABITAT NATIVO

Las orquídeas se pueden clasificar por su hábitat nativo, lo que da una indicación de la temperatura, la humedad y los niveles de luz que prefieren. Las orquídeas se pueden encontrar en los trópicos ecuatoriales, la tundra ártica y en cualquier lugar intermedio. La razón de esta diversidad radica en la increíble capacidad para adaptarse a su entorno.

Con tantas variedades de orquídeas diferentes que prosperan en tantas condiciones de cultivo distintas, es relativamente fácil encontrar una orquídea que se adapte bien a las condiciones que tenemos.

TROPICOS

La mayoría de las orquídeas cultivadas son nativas de los trópicos. En su hábitat natural, se adhieren a la corteza de los árboles o la superficie de otras plantas. Sus raíces gruesas y blancas están especialmente adaptadas para absorber la humedad y los nutrientes disueltos. Debido a que estas orquídeas tropicales generalmente crecen en lugares altos en los árboles, en lugar de en el suelo del bosque, están acostumbradas a una buena circulación de aire y mucha luz. Prefieren un día de 12 horas durante todo el año y requieren de una alta intensidad de luz, casi la misma que en condiciones veraniegas en las regiones templadas.

Las orquídeas nativas de los trópicos húmedos, como phalaenopsis y paphiopedilum, prefieren temperaturas diurnas de 20°C a 30°C, con 80 a 90 por ciento de humedad. Son más felices en una ventana situada al este o al sureste donde la luz no es demasiado intensa.

CLIMAS CALIDOS

Las orquídeas de clima cálido, incluidos los cymbidiums y los dendrobiums, están acostumbrados a una temperatura promedio de 13°C a 21°C, un suministro constante de humedad y una buena circulación de aire. Generalmente son felices en una ventana orientada al sur, aunque pueden necesitar un poco de sombra durante el verano.

Las cattleyas y algunos oncidios crecen donde los días son secos y relativamente frescos. Son capaces de tolerar una estación seca larga con temperaturas de 25°C o 32°C, seguida de una estación lluviosa distinta. Su necesidad de luz es elevada, por lo que deben colocarse en una ventana soleada orientada al sur.

GRANDES ALTITUDES

Las orquídeas de grandes altitudes, como la masdevallia y el epidendrum, crecen en los bosques nublados donde las temperaturas promedio son de 15°C a 20°C y la humedad es muy alta. Estas orquídeas prefieren luz filtrada, que no sea demasiado intensa.

HABITOS DE CRECIMIENTO

Las orquídeas generalmente se agrupan en dos amplias categorías que caracterizan sus hábitos de crecimiento: monopodiales y simpodiales.

Las orquídeas monopodiales tienen un solo tallo vertical, con hojas dispuestas entre sí a lo largo del tallo de manera opuesta. El tallo de la flor aparece desde la base de las hojas superiores. Las orquídeas con este hábito de crecimiento incluyen géneros como la phalaenopsis, las vandas y ascocentrum.

Las orquídeas simpodiales son las más comunes. La mayoría de estas orquídeas presentan pseudo-bulbos que funcionan como reservas de agua y nutrientes. La planta sostiene los pseudo-bulbos casi verticalmente y el crecimiento y desarrollo posterior de nuevos tallos se produce horizontalmente, entre los pseudo-bulbos preexistentes. Cada nuevo pseudo-bulbo se origina en la base de los anteriores y, con su crecimiento, origina nuevas hojas y raíces. Algunos ejemplos son las de los géneros cattleya, cymbidium, oncidium y dendrobium.

ILUMINACION

Todas las orquídeas necesitan mucha luz para prosperar, pero sin embargo no soportan la luz directa del sol. La ubicación adecuada puede ser cerca de una ventana en la que reciba mucha luz, preferiblemente con alguna cortina o visillo. Para aquellas ventanas orientadas al sur o en el verano, que puede entrar sol directo, es necesario tamizar la luz mediante visillos, persianas o marquesinas.

Otra buena práctica puede ser dejarlas a la sombra de otras plantas de interior de tamaño mayor y que soporten el sol directo. Igualmente que el sol directo es perjudicial, la falta de iluminación es otro gran problema, que limitará el crecimiento y la floración de la planta.

Algunos síntomas de no disponer de la luz necesaria pueden ser un crecimiento de hojas largas, finas y amarillentas, que se caen con facilidad  y provoquen que la planta no florezca. Ante estos casos se aconseja utilizar iluminación artificial.

CALIDAD DEL AGUA DE RIEGO

La calidad del agua de riego en las orquídeas es muy importante ya que son extremadamente sensibles y delicadas. Un agua con un alto contenido en sales minerales bloqueará la capacidad de las raíces de poder absorber el alimento, lo que se conoce como un nutrient lookout.

Para evitar este problema deberemos utilizar un agua de calidad, libre de sales minerales, lo que nos va a llevar a descartar el uso de agua del grifo, a no ser que la hayamos tratado previamente con un sistema de ósmosis inversa. De este modo, además de eliminar el 100% de las sales minerales del agua también eliminaremos hasta el 99% del cloro.

EL RIEGO Y LA HUMEDAD

El riego y la humedad son dos factores clave para un correcto mantenimiento (y supervivencia) de nuestras orquídeas. Partiendo de la base que no todas las familias de orquídeas tienen las mismas necesidades, deberemos intentar averiguarlas antes para recrearlas en la medida de lo posible en la ubicación que elijamos.

Un riego inadecuado como puede ser el de regar en exceso, puede provocar que mate a las orquídeas, ya que sus raíces son muy sensibles y toleran mejor la falta que el exceso de riego. Además, como la mayoría proceden de climas tropicales y crecen encima de árboles, sin contacto directo de las raíces con el suelo, están acostumbradas a extraer el agua de la humedad del ambiente que las rodea.

Si queréis profundizar más acerca de todo el universo de las orquídeas, podéis visitar esta página donde encontraréis mucha más información de manera detallada y específica según el género, hábitat natural y hábitos.

 

EL CULTIVO ORGANICO
Publicado 24 octubre, 2019

¿QUE ES EL CULTIVO ORGANICO?

El cultivo orgánico es aquel en el que sólo se usan productos y mezclas naturales. No se usa ningún tipo de químicos artificiales como pueden ser pesticidas, herbicidas y fertilizantes. Se promueve la vida microbiana para cuidar y mantener la fertilidad del suelo y la simbiosis con el resto de especies que lo rodean.

Este tipo de cultivo es un sistema de producción orientado a los procesos más que a los productos en sí.

La inversión inicial hará que el coste en los diferentes pasos de producción sea más elevado que en los métodos tradicionales. A cambio, se obtiene un producto final de mayor calidad: más sabroso, nutritivo, saludable y con mayor durabilidad comestible, características por las que el consumidor final está dispuesto a hacer un mayor desembolso económico.

Para que un cultivo se pueda considerar orgánico, es imperativo el uso de agua, cuanto menos, sin cloro.

 

Cultivo hidropónico de albahaca 

DIFERENCIAS ENTRE ORGANICO Y MINERAL

Los fertilizantes minerales (no orgánicos) se obtienen básicamente a través de la combinación de diferentes sales minerales elementales crudas, mientras que los fertilizantes orgánicos, se elaboran a partir de extractos de algas y residuos de materia vegetal y animal. De ahí la diferencia de precios entre las dos gamas: el coste en las materias primas.

Otra de las principales diferencias está en la relación entre la cantidad y la calidad del producto final. Los fertilizantes minerales suelen aumentar las cosechas reduciendo la calidad. Lo contrario ocurre, casi siempre, con los fertilizantes orgánicos: mayor calidad, pero menor producción. Casi siempre, porque a día de hoy, podemos afirmar que es un mito.

Con el uso de sistemas hidropónicos, las nuevas fuentes de iluminación LED y técnicas avanzadas como SOG, SCROG, LST, la robotización y el uso del big data, se ha pasado a un aumento drástico de la cantidad, manteniendo la calidad o incluso aumentándola; potenciando, sobre todo, los aromas y sabores.

PESTICIDAS

Los pesticidas son otra área que generalmente confunde a las personas cuando se trata de cultivos orgánicos. Orgánico no significa que no puedas usar pesticidas. Hay una variedad de pesticidas orgánicos para contrarrestar todo, desde mosquitos hasta hongos polvorientos que no son tóxicos y no dejan residuos que afecten al olor o al sabor (lucha bacteriológica).

Los pesticidas orgánicos también son seguros debido a tener unos cortos plazos de seguridad. Estos «plazos de seguridad» se refieren al tiempo necesario después de una aplicación antes de que las personas puedan consumir los frutos de forma segura.

Hay pesticidas orgánicos que también se pueden aplicar hasta días antes o incluso el mismo día de la cosecha, mientras que con los no orgánicos es probable que tengan un plazo de seguridad de días o incluso hasta semanas, lo que aumenta el intervalo de pre-cosecha de semanas a meses.

Los pesticidas orgánicos son efectivos y seguros, ya que han desaparecido totalmente de la planta en el momento de su consumo.

LA MATERIA ORGANICA ES MEJOR

La principal razón de por qué la materia orgánica es mejor es debido al aumento de la bio-disponibilidad de los nutrientes. Los nutrientes orgánicos son el sustento más parecido a lo que las plantas pueden encontrar en la naturaleza. Son absorbidos más fácilmente por la planta, lo que, en definitiva, resulta en una mayor bio-disponibilidad.

La razón de esto es que cuando una planta crece en un entorno natural, los elementos vegetales y los restos de materia animal que se descomponen para proporcionar alimentos, son transformados por los hongos y microorganismos beneficiosos del suelo. Los nutrientes minerales no son tan amigables con este medio y como resultado se obtendrá un suelo que no contenga ni microorganismos ni hongos beneficiosos, una parte extremadamente vital durante el ciclo de crecimiento. Además, el cultivo orgánico fomenta el crecimiento de estos microorganismos y hongos beneficiosos, que, a su vez, metabolizan los elementos crudos en una forma más fácilmente absorbible por la planta.

Habrá cultivadores que tratarán de complementar los cultivos no orgánicos con microorganismos beneficiosos. Sin embargo, el simple hecho de la variación en el pH de los nutrientes minerales, es suficiente para matarlos, lo que les deja sin microorganismos beneficiosos adicionales.

MICROORGANISMOS Y HONGOS BENEFICIOSOS

El uso de microorganismos y hongos beneficiosos en un cultivo orgánico, también es prácticamente obligatorio, aunque no imprescindible. Sustancias como las micorrizas, el humus de lombriz y el guano de murciélago (entre otras), deben ser componentes esenciales a la hora de crear un suelo fértil.

MICORRIZAS

Las micorrizas son un tipo beneficioso de hongo que crece en asociación con las raíces de las plantas. A diferencia de la mayoría de los tipos de hongos, la micorriza es beneficiosa para las plantas. Como consecuencia, se usan para mejorar el suelo y potenciar el crecimiento.

Las micorrizas establecen una relación simbiótica con las raíces de la mayoría de las plantas. Después de entrar en las raíces, las conectan entre sí enviando sus filamentos (también conocidos como hifas) y aumentan la profundidad de absorción. A cambio, las plantas proporcionan glucosa a las micorrizas.

HUMUS

El humus es el material orgánico que hay en el suelo. No es una forma de sustrato, sino el compostaje de los restos descompuestos de hojas, hierba y otra materia orgánica contenida en el suelo. Es altamente nutritivo y rico en minerales y microbios vitales para el crecimiento saludable de las plantas. También tiene la propiedad de retener el 80-90% de su propio peso en humedad.

La materia orgánica cruda atrae microorganismos que se alimentan de ella y la descomponen, convirtiéndola en humus. También se puede crear artificialmente mediante el uso de un sistema de compostaje casero, mezclando con tierra de jardín para proporcionar un lecho fértil.

GUANO

El guano es la materia fecal de los murciélagos y se utiliza como fertilizante, aportando nutrientes y minerales esenciales durante toda la vida de las plantas. Se encuentra frecuentemente en cuevas y debe envejecer durante largos períodos de tiempo antes de poder ser usado.

El guano puede ser más costoso, pero es uno de los fertilizantes naturales más potentes dado su alto contenido en fósforo, nitrógeno y potasio. También contiene una gran cantidad de micronutrientes que impulsan el crecimiento de las plantas.

Se puede adquirir en varios formatos diferentes, ya sea en forma líquida, similar al té, o en forma seca, de polvo, más adecuado para trabajar con el sustrato del jardín.

Vegetales listos para consumir

EL CULTIVO VEGANO

Para maximizar la bio-disponibilidad de nutrientes, el cultivo vegano es una muy buena opción… por no decir la óptima y mejor. A medida que los cultivadores buscan los métodos más naturales para cultivar cannabis, es mayor la tendencia a trabajar con estas técnicas.

El cultivo vegano redefine la simpleza y no utiliza productos animales para maximizar la absorción de nutrientes. Lo crea a través de la promoción de un hábitat lo más parecido a la naturaleza en el que los hongos y los microorganismos beneficiosos prosperan libremente.

El cultivo vegano gira en torno al uso de compost y tés de compost para enriquecer el suelo. Las sobras de hierba, vegetales, hojas de cannabis o de cualquier otra materia verde, se descompondrán con el tiempo, lo que permite que un montón de compost forme un lodo negro en la parte inferior. A medida que se descompone, el compost se convierte en el hogar de un mundo de insectos, larvas y hongos.

Los defensores del cultivo vegano afirman que la bio-disponibilidad de los nutrientes es del 100%. Gracias a los microorganismos y hongos beneficiosos, este aumento masivo en la absorción de nutrientes se traduce en hojas más verdes, cogollos más densos, mejores aromas y un sabor libre de residuos dejados por los desechos animales en el cultivo orgánico típico. El simple hecho del cambio en este aumento en la absorción de nutrientes ya hace que valga la pena experimentarlo.

ENTONCES,¿ES MEJOR LO ORGANICO?

La respuesta es corta y contundente: sí y sin ninguna duda. Llegados a este punto, lo importante aquí es comprender y planificar las necesidades y posibilidades de cada un@.

Resumiendo: los fertilizantes minerales son más baratos y actúan, pero no son tan efectivos como los orgánicos. Si lo que se busca es producir cantidades comerciales de cannabis, la producción orgánica será costosa y más difícil de implementar; sin embargo, para un auto-cultivador, el orgánico es el camino en el que adentrarse.