Filtros de agua para cultivos hidropónicos y el riego de plantas y jardines

Recambio de filtros en los sistemas de tratamiento de agua

Para garantizarnos siempre la mejor calidad de agua es muy importante tener en cuenta la frecuencia de recambio de los filtros, tanto en los Sistemas de Filtración como en los Sistemas de Osmosis Inversa, ya que un buen mantenimiento del equipo es la clave para su buen funcionamiento durante muchos años.

Todos los Sistemas de Filtración y de Osmosis Inversa GrowMax Water incluyen filtros de carbón en bloque de alta capacidad y ecológicos con el medio ambiente, ya que para su fabricación se utiliza un proceso patendado que reduce las emisiones de gases. Los Filtros de Carbón de Coco en Bloque están fabricados utilizando un carbón de coco de alto rendimiento, con más micro-poros que otros tipos de carbón, consiguiendo filtros no solo con un mayor rendimiento que ningún otro en el mercado, si no que además protegen el medio ambiente.

Recambio de los filtros en los Sistemas de Filtración

filtros recambio filtraciónLos Sistemas de Filtración son la mejor opción cuando nuestra preocupación principal es eliminar el cloro del agua y los contaminantes orgánicos volátiles, además de pesticidas y herbicidas. Todos los sistemas GrowMax Water utilizan un cartucho de

Sedimientos de hasta 5 micras, limpiando el agua de sólidos en suspensión, y un filtro de Carbón en bloque de alta capacidad de absorción, para eliminar el cloro hasta un 99%.

Pero para garantizar que el cloro y otros contaminantes se eliminan del agua de forma efectiva, los cartuchos de carbón deben cambiarse antes de llegar a su máxima capacidad, ya que si no, no absorberán bien el cloro porque estarán saturados. Para evitar este problema, se recomienda cambiar los filtros periódicamente, en base al uso y la cantidad de agua filtrada, por eso te indicamos, a modo de recomendación, la frecuencia de recambio de los filtros en nuestros sistemas de tratamiento de agua en esta tabla.

Ya puedes conseguir los Pack de Filtros de Recambio en tu tienda de confianza, o pregúntanos a través de nuestra web  y te dirigiremos a la más cercana de tu población. Cada Pack de Filtros contiene 1 Filtro de Sedimentos de 5 micras y 1 Filtro de Carbón en bloque de alta capacidad.

Recambio de los filtros en los sistemas de osmosis inversa

filtros recambio osmosis inversaSi además de cloro, el agua del grifo que recibimos tiene elevados niveles de sales minerales (agua dura) y queremos bajar la EC para eliminar estas sales, nos habremos decantado por los equipos de osmosis inversa. La mejor forma de obtener agua pura.

Para el recambio de filtros en la gama de osmosis inversa debemos tener en cuenta que la importancia del cambio de cartucho de carbón es mayor. Esto es debido a que los litros de agua que van al desagüe (los restos de agua con sales) han pasado previamente por los cartuchos de sedimentos y carbón. Si el cartucho de carbón no absorbe el cloro, éste llegará hasta la membrana y la perforará, ya que es un químico, provocando que no sólo debamos cambiar los filtros, sino también la membrana.

En la siguiente tabla podrás consultar el recambio de filtros para osmosis inversa, según el consumo de agua, de acuerdo a la capacidad de tu equipo.

En nuestra página encontrarás también los filtros de recambio adaptados a cada equipo, o preguntando en tu tienda de confianza por nuestros pack de filtros de recambio.

Cómo cambiar los filtros

Los filtros de nuestros equipos son muy fáciles de cambiar. Os lo mostramos en los siguientes vídeos tutoriales, en los que explicamos paso a paso cómo se hace el recambio:

-Para la gama de Filtración de agua, consulta este vídeo:

-Para la gama de osmosis inversa, consulta este vídeo:

GROW IT TO THE MAX WITH GROWMAX WATER!

Importancia del Calcio y el Magnesio en las plantas

En el cultivo a menudo pasamos por alto la importancia de dos nutrientes fundamentales para las plantas: el calcio y el magnesio. Si proporcionamos estos dos nutrientes  a los cultivos en las cantidades adecuadas, garantizaremos unos mejores resultados.

El calcio proporciona a las plantas un tronco y unas hojas más fuertes. Cuando la planta absorbe el calcio, se crea la pectina, la sustancia que une y protege las membranas celulares de la planta, fortaleciendo así su sistema vascular. Un sistema vascular más fuerte significa que la planta absorberá mucho mejor, y de forma más eficiente, el agua y los nutrientes minerales que necesita, para crecer mucho más resistente y sana.

Mantener el nivel adecuado de magnesio durante todo el ciclo del cultivo es también fundamental. El magnesio es el elemento central de la clorofila, esencial para absorber la energía de la luz y convertirla en glucosa. También activa más de 300 enzimas en las células de las plantas, incluyendo las que transportan los azúcares que le dotan de energía por todo su sistema. La cantidad adecuada de magnesio es muy importante especialmente en los momentos en que más energía necesitan las plantas, como por ejemplo durante la etapa de floración o de mayor crecimiento.

Cuando una planta sufre carencias de estos dos nutrientes, los síntomas pueden verse fácilmente. La falta de calcio se observa en las plantas jóvenes por las  hojas deformadas y con manchas amarillas/marrones, y raíces que no crecen. En el caso de la falta de magnesio, las hojas se tornan amarillas a causa de la falta de clorofila, el pigmento que le da el color verde a las hojas. En los cultivos de interior es bastante frecuente la falta de magnesio, ya que al utilizar potentes lámparas de cultivo, la intensidad de luz es mayor, y las plantas necesitan más magnesio para convertir esta luz en energía útil para su crecimiento.

Suplementos de Calcio y Magnesio para las plantas

calcio y magnesioExisten diferentes complementos de calcio y magnesio para nuestras plantas. Productos que nos permitirán proporcionarles los nutrientes para que crezcan al máximo y más sanas. Estos complementos  de calcio y magnesio pueden derivar de carbonatos, nitratos o sulfatos, y pueden administrarse en productos líquidos, en polvo u orgánicos.

Con los suplementos derivados de los nitratos es importante tener cuidado en las etapas de floración, ya que durante este periodo, un exceso de nitratos puede retrasar la floración o incluso evitarla. Es lo que sucede con los suplementos de calcio y magnesio que se utilizan en concentrados líquidos, derivados de los nitratos.

El calcio y el magnesio en polvo son un 98% solubles en el agua, simplemente deben estar bien diluidos y mezclados antes de proporcionarlo a la planta. Es importante añadirlos al agua antes que cualquier otro fertilizante o aditivo. Estos suplementos llevan también nitratos, pero no en cantidades tan altas como los líquidos.

Los suplementos orgánicos derivan de los carbonatos de calcio y de los carbonatos de magnesio.  Una de las ventajas de utilizar este tipo de suplementos es que no llevan nitratos y no interfieren por lo tanto en la etapa de floración. El lado negativo de utilizar los orgánicos es que el calcio y el magnesio de carbonatos son poco solubles en el agua, y pueden convertir el agua limpia en agua dura, provocando la acumulación de cal en las raíces. Para evitar esta reacción, si decides usar magnesio y calcio orgánicos es importante que lo hagas acompañado siempre de suplementos con aminoácidos.

No obstante, una dosis excesiva de calcio y magnesio mediante el uso de los suplementos también puede provocar deficiencias en las plantas, como la acumulación de cal que comentábamos, evitando que las raíces pueden absorber los nutrientes (efecto conocido como nutrient Lockout). Por lo que es importante medir bien las cantidades exactas que necesitan nuestras plantas, según fase de cultivo y características.

La saturación de calcio y magnesio sucede cuando añadimos estos suplementos al agua, sin saber las cantidades exactas que contiene. Podemos medir la EC (el conjunto de sales disueltas en el agua) pero no podemos medir la cantidad de calcio y magnesio por separado.

Para simplificar este proceso de cálculo y no arriesgarse a producir una saturación, muchos cultivadores utilizan un sistema de osmosis inversa, ya que les permite empezar a regar con un agua de 0,1, 0,2 o incluso de 0,0. Es decir, un agua pura, libre de sales y minerales, y por lo tanto libre de calcio y magnesio. De esta forma pueden utilizar los suplementos en la cantidad justa que requieren sus plantas. Descubre más sobre los sistemas de osmosis inversa.

Grow it to the Max, with GrowMax Water!

Microorganismos beneficiosos en las plantas

Los microorganismos beneficiosos son una parte fundamental del suelo y de la alimentación de las plantas, y la esencia de los abonos orgánicos. Pero existe un enemigo para ellos: el cloro.

Estos diminutos organismos son especialmente importantes en el mantenimiento del ciclo de regeneración y nutrición del suelo. Su tamaño no debe engañarnos, ya que influyen directamente en la alimentación de las plantas, transformando los minerales de la tierra en comestibles para ellas. Además, los microorganismos beneficiosos del suelo no se encuentran sólo en los bosques o jardines, sino también en los sustratos, tierras y abonos que utilizamos para nuestras macetas y cultivos en casa.

Bacterias y hongos en las plantas: beneficio mutuo

Dos tipos de microorganismos beneficiosos del suelo son las bacterias y hongos, que crecen cerca de las plantas para poder alimentarse de la materia verde de éstas, al mismo tiempo que ayudan a las plantas a conseguir el alimento que necesitan. En definitiva, se benefician mutuamente.

efectos microorganismos beneficiosos plantasLas bacterias son la forma de vida más primitiva del planeta, y su forma puede dividirse en tres categorías: esférica, en barra o espiral. Junto con los hongos, son los principales descomponedores de materia orgánica, por eso tienen un papel tan destacado en el ciclo del suelo. Y es que cuando las bacterias descomponen la materia orgánica de la tierra para alimentarse, ingieren componentes de carbono orgánico, nitrógeno y otros nutrientes. Cuando la bacteria muere, estos nutrientes se quedan en la tierra y se convierten en elementos asimilables para las plantas. Es el proceso que se conoce como mineralización.

Otro ejemplo de microorganismo beneficioso son las micorrizas, un tipo de hongo que los cultivadores incluyen en los abonos para proteger las raíces de las plantas frente a posibles enfermedades y para garantizar una mejor absorción de nutrientes. De forma natural, las micorrizas y las plantas mantienen una relación de simbiosis, ya que se benefician mutuamente para conseguir alimento.

Además de influir en la alimentación de las plantas, los microorganismos beneficiosos se utilizan también para acabar con determinadas plagas. Mediante los llamados Extractos de Microorganismos, como Bacillus Thuringiensis para matar gusanos, o Oidio Prot para eliminar el Oidio de las hojas, los cultivadores protegen a las plantas de diversas patologías.

 

Abonos orgánicos y microorganismos beneficiosos

Los cultivadores conocen la importancia de los nutrientes para las plantas. Un sustrato rico en nutrientes asimilables por ellas y que estimule su crecimiento es básico, por eso utilizan los abonos o fertilizantes de calidad.

Los microorganismos beneficiosos son una parte fundamental de los abonos orgánicos. Estos compuestos ayudan a mejorar el sustrato, enriqueciéndolo, y aumentan la acción de los microorganismos beneficiosos, que transformarán mejor y más rápido la materia orgánica en elementos comestibles para las raíces de las plantas.

Cloro, el enemigo

No obstante, a pesar de los beneficios que comportan estos microorganismos del suelo, existe un enemigo para ellos… El cloro, y especialmente en verano, cuando a las redes de agua municipales se añade más cloro para contrarrestar los efectos del calor. Y es que con el calor aumenta la posibilidad de proliferación de virus y bacterias en el agua, y para eliminarlas, el cloro es el químico más efectivo.

De igual manera que el cloro elimina las bacterias del agua que podrían afectar al cuerpo humano, regar con agua clorada también puede matar a los microorganismos beneficiosos que conviven con la planta, y que encontramos en cualquier suelo en el que cultivemos, ya sea en maceta o tierra.

Por ello, la mejor forma de proteger los efectos de los microorganismos beneficiosos en nuestras plantas es eliminando el cloro del agua. Además evitaremos que éste queme las raíces y protegeremos los abonos.

Para conseguir un agua sin cloro, se utilizan los cartuchos de carbón activado en bloque de alta capacidad, los cuales están incorporados en todos nuestros sistemas de tratamiento de agua, diseñados exclusivamente para hidroponía y jardinería.

Ahora que conoces mejor los efectos de los microorganismos beneficiosos ¿seguirás regando con cloro?

Cómo evitar un exceso de nutrientes en las plantas

Con una EC alta, el agua contiene una  elevada cantidad de calcio y magnesio,  que junto con las dosis de nutrientes que añadimos, pueden bloquear o saturar las raíces de nuestras plantas.  Este efecto es conocido como un exceso de nutrientes en las plantas o “Nutrient Lockout”.

Efectos del exceso de nutrientes en las plantas

Como consecuencia a un exceso de nutrientes, nuestras plantas mostrarán síntomas como hojas más amarillas, un crecimiento más lento, o incluso pueden llegar a morir, ya que al estar las raíces bloqueadas, no estarán absorbiendo  los nutrientes necesarios.

Y es que nuestras plantas necesitan para crecer calcio y magnesio, pero en las cantidades adecuadas. Estos minerales, que sirven de nutrientes para los cultivos,  los encontramos disueltos en el agua, el problema es que no podemos saber en qué medida.  Solamente podemos medir el conjunto de minerales disueltos mezclados, mediante la electroconductividad (EC), pero sin especificar la cantidad concreta de cada uno.

Si el agua tiene una EC elevada y además le añades calcio y magnesio, lo más probable es que las raíces se bloqueen por un exceso de nutrientes, y por lo tanto, no puedan seguir absorbiendo más alimento.

Osmosis inversa para evitar el exceso de nutrientes

Para evitar estos problemas, los cultivadores prefieren empezar a regar con agua pura (limpia de sales y minerales disueltos). De esta forma saben exactamente  la cantidad de nutrientes que les pueden dar a las plantas.

Tengamos  en cuenta que las plantas pueden llegar a admitir hasta un 1,4 o hasta 2,2 de EC, según su genética y fase del cultivo. Cuanto más elevada sea la EC de tu agua, menos nutrientes podrás añadir al cultivo. Por ejemplo, si el agua con la que riegas tiene una EC de 1,0 solamente podrás añadir nutrientes hasta 0,4 o 1,2 para alcanzar los niveles máximos. No obstante, si empiezas con un agua pura de 0,2 o incluso 0,0 EC, podrás añadir a tus plantas la cantidad exacta de nutrientes que necesitan.

Con un sistema de osmosis inversa garantizarás que tu agua esté libre de sales y metales pesados hasta en un 95%, y libre de cloro hasta un 99%, evitando así los problemas de un exceso de nutrientes.

La dureza del agua en España

La dureza del agua en España varía según la zona. Regar con agua dura puede provocar deficiencias en tus plantas, por eso te explicamos  cómo “puedes hacer” del agua dura un agua blanda para regar tus plantas con la mejor calidad posible.

¿Qué es la dureza del agua?

El agua dura es la que concentra una alta cantidad de sales, sobre todo de calcio y magnesio. La dureza se mide en miligramos de carbonato cálcico por litro (mg/l). En función de la concentración de magnesio y calcio que tenga el agua, hablaremos de un agua más dura o menos, de manera que podemos establecer cuatro divisiones:

– Agua blanda (concentración de menos de  150 mg/l de carbonato cálcico)

– Agua semi blanda (concentración de entre 150 – 200 mg/l de carbonato cálcico)

– Agua dura (concentración entre 200 y 400 mg/l de carbonato cálcico)

– Agua muy dura (concentración entre 400 y 550 mg/l de carbonato cálcico)

De acuerdo con estas 4 divisiones, la dureza del agua en España se puede representar en este mapa:

mapa dureza del agua españa

Mapa dureza del agua en España por zonas

En las zonas del litoral mediterráneo encontramos agua muy dura, mientras que por ejemplo en zonas del Norte, la dureza es mucho menor. Esto significa que el agua del grifo que los cultivadores reciben varía según la zona, afectando a su calidad.

El agua dura contiene elevados niveles de sales disueltas, especialmente calcio y magnesio, que pueden provocar problemas en tu cultivo: raíces obstruidas, plantas que no crecen bien, hojas amarillas o que se caen por falta de nutrientes…  Por eso es  importante regar siempre con la mejor calidad de agua posible, ya que estaremos proporcionando a nuestras plantas un agua pura, y garantizando su correcto crecimiento. Para ello, es fundamental el uso de sistemas de osmosis inversa.

Reducir la dureza del agua 

La única manera fiable de eliminar las sales disueltas en el agua dura, o lo que es lo mismo, bajar la EC, es con un Sistema de Osmosis Inversa.

¿Qué beneficios conseguirás bajando la EC del agua y por lo tanto, bajando su dureza? En primer lugar unas raíces más sanas y fuertes que absorberán todos los nutrientes que añadas al 100%, ya que evitarás la incrustación de sales en el tronco, como la cal. Garantizarás más alimento para las plantas, ya que al empezar con agua a niveles de EC baja o incluso 0,0 (pura) podrás añadir los nutrientes que realmente necesita, sin saturar la planta. Los fertilizantes y abonos que utilices serán más efectivos, y en definitiva, tus plantas crecerán mejor y más sanas, lo que se traduce en mejores resultados y por lo tanto, en más beneficios.

GrowMax Water ha diseñado una gama completa de Equipos de Osmosis Inversa para cultivos, con producciones que empiezan en 20L/h, diseñados para minimizar el desgaste de agua al desagüe, con un ratio de aproximadamente 2:1 (agua mala/agua buena). Todos ellos incluyen un kit de instalación para facilitar su uso ya sea en interior o exterior. Estos sistemas reducirán hasta un 95% de las sales disueltas en tu agua, bajando la EC además de eliminar el cloro.

Convertir tu agua en agua pura y proporcionar a los cultivos la calidad que se merecen está en tus manos.  Consulta nuestra gama de equipos de osmosis inversa, y descubre cuál se adapta mejor  a tus necesidades de riego.

Importancia de la presión de agua en los sistemas de osmosis inversa

Cuando instalemos un equipo de osmosis inversa, lo primero que debemos tener en cuenta es la presión de agua que tenemos en nuestro grifo.

Según las recomendaciones de los fabricantes de membranas para equipos de osmosis, la presión mínima requerida para un buen funcionamiento del equipo es de 3 kg/cm2 o 45 psi.

Osmosis inversa y presión de agua

Con una buena presión de agua (más de 3 kg/cm2), los sistemas de osmosis trabajan de manera óptima, produciendo una buena cantidad de agua (según capacidad de la membrana) y desechando menos al desagüe. Con una buena presión también conseguiremos la mejor calidad de agua que pueda fabricar el equipo.

De lo contrario, trabajar con con una baja presión de agua (menos de 3 kg/cm2) causa problemas: el equipo no producirá una correcta cantidad de agua y aumentará el rechazo al desagüe. La calidad del agua osmotizada tampoco será la mejor que podamos obtener.

4 kg/cm, una presión óptima de trabajo

4 kg/cm, una presión óptima de trabajo

Por esto, todos los sistemas de osmosis GrowMax Water incluyen un manómetro de presión de agua. Este está situado después de los filtros de sedimentos y carbón activo y antes de la membrana. De esta manera, podremos ver la presión de agua que le llega a la membrana cuando instalemos el equipo de osmosis. También está instalado en esta posición para saber si hay algún filtro obstruido y disminuye la presión del agua a la entrada de la membrana.

Cómo potenciar al máximo nuestro equipo de osmosis inversa

Una vez instalado el equipo de osmosis y en el caso de que la aguja del manómetro esté por debajo de 3 kg/cm2 o 45 psi, deberemos instalar el Kit de Bomba de Presión para osmosis inversa. De esta forma, conseguiremos que nuestro equipo trabaje en las mejores condiciones.

GrowMax Water dispone de dos modelos de Kit de Bomba de Presión. Uno para los equipos de osmosis con una sola membrana (Power Grow y Maxquarium) y otro que suministra un mayor caudal de agua para el modelo (Mega Grow), que incluye dos membranas.

Debéis tener en cuenta que la presión de agua es muy importante a la hora de utilizar un equipo de Osmosis Inversa, ya que una buena presión de agua es la base para el buen funcionamiento del equipo. Podéis resolver dudas sobre la presión de vuestro equipo contactando con nosotros a través de nuestra página web.

La calidad del agua en el cultivo de exterior

Abril es el mes ideal para empezar el cultivo de exterior, y cómo regarlo es un factor importante. En España, el clima empieza a ser más caluroso, las noches frías disminuyen, aumentan las horas de sol… Factores que convierten a esta época en la mejor para empezar a cultivar en el exterior. Pero ¿qué calidad de agua vas a usar para regar?

Cultivo exterior con la llegada del buen tiempo

Cultivo exterior con la llegada del buen tiempo

A menudo, en la preparación de las herramientas adecuadas para el cultivo, nos olvidamos de la importancia y de la calidad de un elemento fundamental: el agua. Este elemento es la base del crecimiento, y aunque las condiciones atmosféricas sean ahora las más favorables para cultivar, sin un sistema de filtración que le otorgue una buena calidad al agua, las plantas no proliferarán como nos gustaría. Pues no todas las aguas son iguales…

Controlar los niveles de EC y de cloro
Según la zona en la que vivas, tu agua tendrá una EC más elevada. Una cantidad alta de minerales, es decir, una EC alta, o metales pesados en el agua, pueden bloquear la absorción de nutrientes que necesitan las raíces. Cuando esto sucede, da igual la calidad de los nutrientes que utilices para las plantas, porque debido a la mala calidad del agua, éstas no los podrán absorber. Como consecuencia, nuestras plantas mostrarán carencias.

Por otro lado, durante los meses de más calor, los Ayuntamientos añaden más cloro a la red de agua para evitar la proliferación de virus y bacterias. Durante esta época, el agua contiene más cloro, que quemará antes las raíces y matará las bacterias beneficiosas de los abonos. 

Para prevenir estos problemas y garantizar un agua de calidad, existen los sistemas de filtración de agua, que eliminan hasta un 99% el cloro, protegiendo así las plantas de este químico. Si además el agua de tu zona es muy dura, y tiene una EC elevada, con los sistemas de osmosis inversa conseguirás eliminar hasta un 95% de las sales y metales pesados, y hasta un 99% de cloro. De esta forma, podrás añadir los nutrientes necesarios que requieren tus plantas, lo que se traduce en mayor salud y rendimiento.

Así que recuerda, si vas a empezar el cultivo de exterior con la llegada del buen tiempo, ten en cuenta la calidad del agua con la que vas a regar. Utilizar sistemas de filtración o de osmosis inversa pueden ayudarte a conseguir los mejores resultados.

GROW IT TO THE MAX, WITH GROWMAX WATER!

10 razones para bajar la EC y eliminar el cloro del agua

Existen varias razones fundamentales para bajar la EC y eliminar el cloro del agua. En este artículo os explicamos las razones principales por las que, si vuestras plantas pudieran hablar, os pedirían agua sin cloro.
agua sin cloro
1- Más alimento para nuestras plantas
Tengamos en cuenta que las plantas pueden llegar a admitir hasta un 1,4 o hasta 2,2 de EC, según tipo y fase del cultivo. Si por ejemplo el agua que usamos tiene una EC de 1,0, solamente podremos añadir nutrientes hasta 0,4 o 1,2 para alcanzar los niveles máximos. Si por lo contrario empezamos con un agua de 0,1, 0,2 o incluso 0,0 EC podremos añadir muchos más nutrientes a nuestros cultivos.
2- Raíces más sanas
Bajando la EC eliminamos las sales que no queremos en el agua. Con esto conseguiremos que nuestras raíces estén sanas, evitando las incrustaciones de cal y otras sales, y así las raíces podrán absorber el 100% los nutrientes añadidos.
3- Protegemos los abonos
Sabemos que los abonos contienen Microorganismos Beneficiosos cuya función es proteger las raíces de las plantas para que estas estén más sanas, limpias y tengan la máxima capacidad de absorción de los nutrientes y fertilizantes. Pero lo que ocurre regando con agua clorada, es que matamos los Microorganismos Beneficiosos presentes en el abono. El cloro, un desinfectante químico, también quema las raíces delicadas.
4- Conseguir un pH equilibrado
Al utilizar un equipo de osmosis para bajar la EC del agua, conseguiremos un pH equilibrado ya que el agua de osmosis tiene un pH de un 6,5 aproximadamente.
5- Evitaremos un “Nutrient Lockout”
Con una EC alta el agua puede tener altas cantidades de sales minerales duras, conocidas como la cal. Una alta cantidad de estos minerales, junto con las dosis de nutrientes que añadimos pueden saturar o bloquear las raíces, evitando que estas absorban los nutrientes necesarios. Este efecto es conocido como un “Nutrient Lockout”.
6- Protegemos extractos de microorganismos
En el caso de que tengamos que utilizar Extractos de Microorganismos (por ejemplo Bacillus Thuringiensis para matar gusanos, o Oidio Prot para eliminar el Oidio de las hojas, etc.), no tendrá ningún sentido si regamos con  agua clorada, ya que el cloro matará estos microorganismos que acabamos de comprar.
7- Evitaremos problemas en el cultivo 
Algunas veces encontramos problemas con los cultivos que no sabemos de  donde vienen (hojas amarillas, puntas quemadas, no crecen, etc.). Los cultivadores profesionales nos aseguran que empezando con una EC baja en el agua, evitaremos muchos problemas ya que sabremos exactamente que nutrientes y en que cantidades están recibiendo nuestras plantas.
8- Conseguir máxima efectividad de nuestros nutrientes 
Al empezar con una agua pura, nuestras plantas no absorberán ningún elemento no deseado que puede estar presente en el agua, consiguiendo así el 100% de efectividad de los nutrientes y fertilizantes utilizados.
9- Agua pura es la base del cultivo
Así como la base de una casa son los cimientos, la base de cualquier cultivo es empezar con un agua pura  para tener una buena base de crecimiento. Sabiendo que empezamos con un agua limpia, sin cloro, y con una EC baja, es la mejor manera de ayudar a nuestras plantas a crecer a su máximo potencial.
10- Agua de calidad para nosotros y para nuestras plantas 
Por último, una simple pregunta. Si para nuestro propio consumo preferimos un agua de calidad, libre de cloro o embotellada ¿por qué no querríamos dar la misma calidad de agua a nuestras plantas? ¡Ellas también merecen agua de calidad!