Filtros de agua para cultivos hidropónicos y el riego de plantas y jardines

Accesorios GrowMax Water para mejorar tu instalación

En GrowMax Water somos expertos en los sistemas de tratamiento de agua para hidroponía y jardinería, y por eso ponemos también a tu disposición diferentes accesorios que pueden ayudarte a mejorar tu instalación o a potenciar al máximo el rendimiento de tu equipo y a mejorar, todavía más, la calidad de tu agua.

Los equipos de filtración GrowMax Water eliminan hasta el 99% de cloro, y los equipos de osmosis inversa además de eliminar el cloro te ayudan a bajar la EC (hasta un 95%) y estabilizar el pH del agua. Pero además, también puedes complementar los equipos de osmosis para conseguir un agua ultra pura, de 000 PPM o 0,0 EC, con Kit de Filtro Desionizador, llenar el depósito sin desbordamientos con el Kit Boya de Seguridad, matar los virus y bacterias del agua de pozo con el Kit de Lámpara Ultravioleta, o conseguir más presión de agua si no tienes la suficiente con el Kit Bomba de Presión.

Cada uno de estos accesorios se adaptan a los equipos para satisfacer tus necesidades de cultivo y conseguir un agua de calidad, y a continuación te explicamos cómo.

Necesito más presión de agua para el equipo de osmosis inversa: Kit Bomba de presión

La presión de agua de entrada es el factor más importante para el correcto funcionamiento de los equipos de osmosis inversa. Por eso, una vez instalado, lo primero que debes tener en cuenta es la presión de agua que recibes, la cual podrás ver en el manómetro de presión que incluyen todos los equipos de osmosis inversa GrowMax Water.

Según las recomendaciones de los fabricantes de membranas para equipos de osmosis, la presión mínima requerida para un buen funcionamiento del equipo es de 3 kg/cm2 o 45 psi.  Es por esto que con una buena presión, los equipos producirán una buena cantidad y calidad de agua, a la vez que rechazará la menor cantidad. Una presión de agua de entrada menor provocará que el equipo no produzca una correcta cantidad de agua y aumentará el rechazo al desagüe, y la calidad del agua osmotizada tampoco será la mejor que podamos obtener.

Para evitar esta situación, si tienes una presión de entrada inferior a 3 kg/cm2 o 45 psi, puedes instalar el Kit Bomba de presión para los equipos Power Grow 500 y Maxquarium 000 PPM, o el Kit Bomba de presión de alto flujo para el Mega Grow 1000. El Kit de Bomba se conecta al equipo para garantizar una presión constante de entrada de agua a la membrana, e incluye todo lo necesario para su fácil instalación. De esta forma nuestro equipo de osmosis funcionará de forma óptima.

Quiero conseguir agua ultra pura con cualquier equipo de osmosis inversa: Kit Filtro Desionizador

Si dispones de un equipo de osmosis inversa, estarás bajando la EC del agua hasta un 95%. Es decir, estarás eliminando buena parte de las sales y metales pesados del agua. Pero si lo que quieres es conseguir agua ultra pura, de 000 ppm o 0,00 EC, necesitarás un Filtro de Desionización.

Nuestro equipo de osmosis inversa Maxquarium 000 PPM, ya incluye un filtro desionizador incorporado, pero en GrowMax Water ofrecemos también la posibilidad de incorporar un filtro desionizador a cualquier otro equipo de osmosis inversa, y conseguir un agua ultra pura. El Kit Desionizador está disponible en dos tamaños, 10” y 20”, según el caudal de agua que necesitemos.

Las resinas del filtro desionizador eliminarán el 100% de las sales en el agua, después de que ésta haya pasado previamente por la membrana de osmosis. Estos filtros son recambiables, igual que el resto de filtros de los equipos. Cuando tu medidor de EC marque niveles más elevados de 0,00, será el momento de cambiarlo.

Quiero evitar los desbordamientos de agua cuando lleno el depósito: Kit Boya de Seguridad

Seguro que en alguna ocasión un pequeño despiste ha provocado que el agua se desborde del tanque porque no te has dado cuenta de que estaba lleno. No eres ni el primero ni el único que se ha visto en esta situación.

Puedes evitarlo y olvidarte de este problema utilizando el Kit Boya de Seguridad GrowMax Water. El Kit de Boya de Seguridad actúa cuando el agua alcanza su altura dentro del depósito, parando el equipo y la producción de agua. De esta forma, el agua nunca llegará a desbordarse y nos ahorrará más de un susto.

Quiero matar virus y bacterias del agua de pozo: Kit Lámpara Ultravioleta

Los equipos de osmosis GrowMax Water eliminan el cloro, los sedimentos y las sales del agua, convirtiendo tu agua del grifo en agua pura y limpia. Pero si tu agua proviene de un pozo, es muy probable que contenga también virus y bacterias y la única forma de eliminarlos es instalando un Kit de Lámpara Ultravioleta.

Las lámparas UVA matan el 99,99% de bacterias y virus presentes en el agua. Las aguas de pozo pueden contener una elevada cantidad de bacterias, las cuales no solo son dañinas para los cultivos, sino que también dañarán la membrana de los equipos de osmosis evitando su correcto funcionamiento. En estos casos debes instalar el Kit de Lámpara Ultravioleta antes del equipo.

Disponemos de dos modelos de lámpara UVA con flujos diferentes: 4 LPM (litros por minuto) o 22 LPM, según tus necesidades de riego.

Necesito más metros de tubería para mi instalación: Kits de Tubería

Todos los equipos GrowMax Water incluyen un kit de instalación completo con tubería de 3/8″ de color blanco para conexión al grifo, tubería de 1/4″ de color azul para el agua buena y la tubería de 1/4″ de color negro para el agua de desecho, cada una de ellas de 3 metros de largo.

No obstante, en muchas instalaciones se necesitan más metros de tubería, ya sea porque la toma del agua está lejos de donde colocaremos el equipo, porque nuestro depósito de agua de riego esté lejos de este o simplemente que el desagüe esté también apartado del equipo. Para todos estos casos disponemos de Kits de Tubería por separado de 10 m de largo cada uno.

Ahora ya conoces los accesorios GrowMax Water. Pregunta por ellos en tu tienda de confianza o contacta con nosotros en grow@growmaxwater.com

Nutrientes esenciales para nuestras plantas

Las plantas, como los humanos, necesitan una alimentación equilibrada y adecuada a su fase de crecimiento. El calcio y el magnesio son dos de los nutrientes esenciales para las plantas, así como el fósforo, el hierro, el nitrógeno, el potasio y el manganeso, en las cantidades adecuadas. Las deficiencias de estos nutrientes en el cultivo pueden tener consecuencias severas en su crecimiento y nosotros obtener unos malos resultados.

Conocer algunos de los síntomas derivados de la carencia de nutrientes, nos ayudará a controlar mejor el crecimiento de nuestras plantas y asegurarnos de que tienen la cantidad de alimento que necesitan. No obstante,entre los nutrientes esenciales para las plantas es importante distinguir entre los macronutrientes, absorbidos por las plantas en gran cantidad, y los micronutrientes, los cuales son necesarios para ellas sólo en pequeñas cantidades (en mayor cantidad pueden ser nocivos).

En un artículo anterior, os hablábamos de la importancia del calcio y el magnesio, por eso hoy nos centraremos en el resto de los nutrientes esenciales para las plantas, empezando por los macronutrientes, los cuales se necesitan en mayores cantidades:

Fósforo

Es un nutriente esencial, ya que es clave en la transferencia de energía por toda la planta. El fósforo ayuda a construir las paredes de las células, el ADN, las proteínas y las enzimas. Las mayores concentraciones de fósforo están en las raíces, las puntas de crecimiento y el tejido vascular, es decir, en las partes en desarrollo de la planta.

En las plantas jóvenes, la presencia de fósforo es indispensable para su correcto crecimiento, ya que cuando más fósforo absorbe una planta es durante su primer cuarto de vida.

Cuando hay una falta de fósforo, la planta deja de crecer en altura y se frena el desarrollo de las ramas; además se vuelve de un color verde oscuro. Por último, si pasa tiempo sin corregirse los niveles de fósforo, pueden aparecer puntos de necrosis en las hojas más viejas y malformación de éstas.

Nitrógeno

Es uno de los nutrientes más indispensables que una planta necesita y una parte importante de proteínas, clorofila, vitaminas, hormonas y ADN. El Nitrógeno es un componente de las enzimas, por lo que desempeña un papel activo en el metabolismo de las plantas e influye positivamente en su crecimiento. Hojas más grandes, más cantidad ramas y un periodo vegetativo más prolongado, son algunos ejemplos de los efectos positivos del Nitrógeno en las plantas.

No obstante, una carencia de este nutriente tiene como consecuencia el efecto inverso. La deficiencia de nitrógeno retrasa la síntesis de la proteína, y la planta, para seguir satisfaciendo sus necesidades, rompe sus propias proteínas. Cuando esto sucede, hay un excedente de hidratos de carbono debido al desglose de proteínas, que provoca el color morado de los tallos de las hojas y del tallo de la planta.

Debido a la falta de nitrógeno, también se produce con el tiempo un desglose de clorofila, que convierte al color verde de las hojas en amarillo o en color verde blanquecino, hasta que finalmente se marchitan y caen.

Las raíces de las plantas también muestran síntomas por la falta de Nitrógeno. Si la falta de Nitrógeno se produce en una etapa temprana de crecimiento, la planta entera queda afectada y se queda pequeña. Debido a esto, los órganos de la planta no se forman correctamente, causando un crecimiento incompleto. En etapas más avanzadas, la planta es capaz de seguir desarrollándose a pesar de la falta de nitrógeno.

Potasio

El potasio se encuentra presente por toda la planta. Es uno de los elementos indispensables para transportar el agua por toda su estructura, así como para la apertura y el cierre de las estomas. Además, dota de fuerza y calidad a la planta.

Cuando hay una carencia de Potasio se produce una reducción de la evaporización. Si se reduce la evaporización, la temperatura de las hojas aumenta y las células se queman. Principalmente este proceso de quemadura se produce en los bordes de las hojas.

Cuando las puntas de las hojas muestran bordes grises, que después se tornan en color marrón orín, hasta retorcerse y secarse, el motivo es la carencia de potasio. Otro síntoma son las hojas que amarillean desde los bordes en dirección a los nervios de las hojas y aparecen puntos o manchas de tejido muerto de color marrón orín.

Un exceso de sal (sodio) en torno a las raíces puede ser una de las causas que provocan la carencia de Potasio en la planta, ya que las raíces se bloquean y no pueden absorber más nutrientes.

Nos centramos ahora en los micronutrientes. A pesar de ser absorbidos por la planta en menor cantidad, son también imprescindibles para su correcto desarrollo:

Hierro

El hierro es un nutriente muy común y presente en la tierra, pero en grandes cantidades puede ser tóxico para las plantas, por lo que es un micronutriente. Por otro lado, es muy difícil de absorber por las plantas, ya que generalmente se encuentra en el suelo como material insoluble, por lo que son pocos los suelos que disponen de hierro en las formas necesarias para las plantas.

La absorción del hierro depende en gran medida del pH. Normalmente las tierras ácidas tienen suficiente hierro en formas que pueden ser absorbidas por las plantas.

Hojas que amarillean de forma continuada, e incluso algunas que quedan blancas; necrosis en las hojas (tejidos muertos) y plantas que dejan de crecer, son síntomas de la carencia de hierro.

Manganeso

El manganeso se encuentra en altas concentraciones en las partes más activas de las plantas (meristemas) y en menor medida en las raíces y en los tallos. Es un oligoelemento esencial para las plantas que activa varias reacciones enzimáticas, como por ejemplo, la división del agua durante la fotosíntesis o la formación de membranas de células vegetales.

El manganeso es absorbido a través de las raíces de las plantas y se distribuye por toda la planta con dificultad, aunque más fácilmente que otros elementos como el hierro o el calcio, menos solubles.

La falta de manganeso en las plantas les provoca cambios fisiológicos: la producción de proteínas disminuye, reduciendo la capacidad de la planta para absorber nitratos. Cuando esto sucede, se retrasa el crecimiento de la planta, y aparecen síntomas en las hojas parecidos a los causados por la carencia de hierro o magnesio.

En el caso de falta de manganeso, las manchas amarillas aparecen entre los nervios laterales, y el resto de la superficie de la hoja mantiene su color verde original. No hay blanqueamiento. No debe confundirse con la falta de hierro, que provoca el amarillamiento en toda la superficie de la hoja.

Un pH demasiado elevado puede ser una de las causas que provocan la carencia de manganeso. Esto es debido a que, con unos valores de pH elevados, el manganeso se precipita en dióxido de manganeso, que no es absorbible por la planta.

Osmosis inversa para evitar la carencia y el exceso de nutrientes

Existen en el mercado una amplia variedad de fertilizantes y de complementos nutritivos para ayudar a las plantas con una correcta alimentación: en formato abono, líquido o sólido. Añadiendo estos productos, proporcionamos a las plantas los nutrientes que necesitan para cada fase de desarrollo, y nos ahorramos los síntomas y problemas por falta de alimento anteriormente descritos.

Pero antes de añadirlos al agua con la que vamos a regar o al abono, es muy importante controlar la EC del agua (electroconductividad). Así sabremos la cantidad de sales y minerales disueltas que ya contiene el agua de nuestro grifo. No obstante, solo midiendo la EC con un medidor, no podemos controlar la cantidad exacta de cada uno de los nutrientes que ya se encuentran en el agua. Por lo que si añadimos, por ejemplo, cantidades muy altas de calcio y el agua de riego ya contiene mucho calcio (agua dura), provocaremos un exceso de nutrientes. O si por el contrario el nivel de calcio en el agua es muy bajo (agua blanda), y añadimos poca cantidad de calcio, provocaremos una carencia de este elemento.

Si utilizamos agua de osmosis inversa, bajamos la EC hasta un 95% y conseguimos agua sin sales ni minerales añadidos. De esta manera, conseguimos el equilibrio perfecto entre el agua y el alimento exacto que queremos dar a nuestras plantas ¿Cómo? Sabemos que las plantas pueden llegar a admitir hasta un 1,4 o hasta 2,2 de EC, según su genética y fase del cultivo. Cuanto más elevada sea la EC del agua, menos nutrientes podremos añadir al cultivo. Por eso si empezamos con un agua pura de 0,1 o 0,2, podremos añadir a las plantas más nutrientes hasta alcanzar su máximo potencial, es decir, para conseguir mayor productividad y mejores resultados.

Nutrientes esenciales y agua ultra pura

MAXQUARIUM-000-PPMLos cultivadores más exigentes prefieren regar con agua ultra pura (de 0,00 EC), para asegurarse de que los suplementos nutritivos que les dan a las plantas son exactamente los derivados de los productos que añaden, y no del agua. Para ello, utilizan el equipo de osmosis inversa más desionizador Maxquarium 000ppm, que produce hasta 20L/h de agua ultra pura. Es un equipo diseñado también para la industria de los acuarios, donde se aseguran de que el agua que utilizan es lo más pura posible para mejorar la vida de los peces y algas.

GrowMax Water ofrece también el Filtro desionizador, accesorio disponible para todos los equipos de osmosis inversa cuando se quiere tener la seguridad de conseguir agua ultra pura, de 0,00 EC.

Ahora sólo tienen que añadir al agua los suplementos nutritivos que desean, sin preocuparse de controlar previamente la EC del agua.

En resumen, acompañar el uso de suplementos nutritivos con el tratamiento de agua osmotizada y ultra pura, nos ayudará a evitar problemas de cultivo y carencias nutritivas como las mencionadas a lo largo del artículo. Siempre asegurándonos de la cantidad correcta de nutrientes que necesita cada planta, según el tipo y su fase de cultivo, y controlando su desarollo.

¡Grow it to the Max con GrowMax Water para evitar las carencias y los excesos de nutrientes!

Cómo estabilizar el pH del agua para regar

El pH indica el grado de acidez o de alcalinidad del agua a partir del cálculo de la concentración de iones de hidrógeno. Los ácidos fuertes tienen altas concentraciones de iones de hidrógeno, y los ácidos débiles tienen concentraciones bajas. Las plantas, como las personas, tienen variaciones de pH, pero sin el valor adecuado pueden verse expuestas a problemas de salud como plagas o virus, que influirán en su correcto crecimiento. Estabilizar el pH del agua, nos ayudará a obtener unas plantas más sanas y fuertes.

Para entender el pH es importante tener en cuenta la acidez, la cual determina la capacidad de absorción y solubilidad de muchas sustancias nutritivas. El pH varía de 0 a 14, de manera que un agua con un valor de pH inferior a 7 se considera un agua ácida, mientras que una con un valor superior a 8 se considera un agua alcalina. Un valor de pH de 7 se considera neutro.

Niveles de pH del agua

Los niveles de pH del agua con la que regamos, alteran también el pH del sustrato. El pH del agua del grifo acostumbra a ser en la mayoría de zonas superior a 7, especialmente en los núcleos urbanos, ya que contiene más calcio. El valor recomendado para cualquier tipo de cultivo, varía entre 6,5 y 7,5, por lo que un valor mucho más bajo o elevado puede ser perjudicial para las plantas.

Con un pH demasiado bajo (por debajo de 4), y por lo tanto más ácido, las raíces de las plantas pueden quedar dañadas. Por otro lado, algunos nutrientes se disuelven más fácilmente con estos valores de pH y son absorbidos por la plantas con mayor facilidad, hecho que puede provocar un exceso de absorción de aluminio y hierro, y carencia de otros componentes esenciales como magnesio, potasio o fósforo.

Con un pH bajo, los metales pesados pueden llegar a causar necrosis a las plantas, ya que son absorbidos también en mayor cantidad.

Un agua con un pH alto también tiene efectos dañinos para las plantas, ya que con más alcalinidad, los nutrientes en general no se disuelven tan fácilmente. Esto puede provocar deficiencia de nutrientes en las plantas y por lo tanto, problemas en su desarrollo (plantas que no crecen, hojas que no llegan a salir…)

Cómo estabilizar el pH del agua

Mediante un medidor de pH podemos medir la concentración de hidrógenos presentes en el agua. Una vez conozcamos el valor del pH que tenemos, podremos regularlo mediante determinados productos ácidos/alcalinos, los cuales añadiremos a la solución de nutrientes que les damos a las plantas.

Aunque una solución muy cómoda es usar agua osmotizada para regar ¿por qué?

El agua de osmosis (enlace) tiene un pH de 6,5 aproximadamente. Si usamos este tipo de agua, sabremos cual es siempre nuestro nivel de pH, lo que nos ayudará a la hora de regar nuestras plantas. Además de tener siempre el mismo valor de pH, tendremos un agua libre de químicos (sin cloro), sales y metales pesados, es decir, con una EC baja. Usando un agua de calidad nos garantizaremos unas plantas más sanas y protegidas de posibles enfermedades y problemas de crecimiento.

Conoce otras ventajas de utilizar un agua de calidad y ¡lleva tus cultivos al máximo con GrowMax Water!

Cómo evitar un exceso de nutrientes en las plantas

Con una EC alta, el agua contiene una  elevada cantidad de calcio y magnesio,  que junto con las dosis de nutrientes que añadimos, pueden bloquear o saturar las raíces de nuestras plantas.  Este efecto es conocido como un exceso de nutrientes en las plantas o “Nutrient Lockout”.

Efectos del exceso de nutrientes en las plantas

Como consecuencia a un exceso de nutrientes, nuestras plantas mostrarán síntomas como hojas más amarillas, un crecimiento más lento, o incluso pueden llegar a morir, ya que al estar las raíces bloqueadas, no estarán absorbiendo  los nutrientes necesarios.

Y es que nuestras plantas necesitan para crecer calcio y magnesio, pero en las cantidades adecuadas. Estos minerales, que sirven de nutrientes para los cultivos,  los encontramos disueltos en el agua, el problema es que no podemos saber en qué medida.  Solamente podemos medir el conjunto de minerales disueltos mezclados, mediante la electroconductividad (EC), pero sin especificar la cantidad concreta de cada uno.

Si el agua tiene una EC elevada y además le añades calcio y magnesio, lo más probable es que las raíces se bloqueen por un exceso de nutrientes, y por lo tanto, no puedan seguir absorbiendo más alimento.

Osmosis inversa para evitar el exceso de nutrientes

Para evitar estos problemas, los cultivadores prefieren empezar a regar con agua pura (limpia de sales y minerales disueltos). De esta forma saben exactamente  la cantidad de nutrientes que les pueden dar a las plantas.

Tengamos  en cuenta que las plantas pueden llegar a admitir hasta un 1,4 o hasta 2,2 de EC, según su genética y fase del cultivo. Cuanto más elevada sea la EC de tu agua, menos nutrientes podrás añadir al cultivo. Por ejemplo, si el agua con la que riegas tiene una EC de 1,0 solamente podrás añadir nutrientes hasta 0,4 o 1,2 para alcanzar los niveles máximos. No obstante, si empiezas con un agua pura de 0,2 o incluso 0,0 EC, podrás añadir a tus plantas la cantidad exacta de nutrientes que necesitan.

Con un sistema de osmosis inversa garantizarás que tu agua esté libre de sales y metales pesados hasta en un 95%, y libre de cloro hasta un 99%, evitando así los problemas de un exceso de nutrientes.

Cómo bajar la EC del agua

Cultivadores de todo el mundo ya conocen la Osmosis Inversa  y la necesidad  de bajar la EC del agua para conseguir agua pura, sin contaminantes para sus plantas. Da igual si cultivamos en tierra, sistemas hidropónicos o los tradicionales abonos, el agua que le damos a nuestras plantas es una parte muy importante del cultivo.

Sabemos que el Cloro puede quemar las raíces de las plantas y también el cloro mata los Microorganismos Beneficiosos presentes en nuestros abonos. El Cloro se puede eliminar utilizando sistemas de filtración con Carbón Activado en Bloque.

Osmosis inversa para bajar la EC del agua

Sin embargo, una EC alta  también puede ser un problema. EC es la medida del conjunto de sales minerales disueltas que contiene tu agua. Demasiado calcio y magnesio (dureza) en tu agua puede causar un “Nutrient Lock Out”, lo que significa, que las raíces están saturadas y no pueden absorber los nutrientes necesarios. Otros contaminantes disueltos como el Plomo, Cadmio, Boro, Arsénico y otros metales pesados también pueden ser tóxicos para tus plantas (igual que para el cuerpo humano).

La única manera de eliminar los Sólidos Disueltos y bajar tu EC es con un Sistema de Osmosis Inversa. GrowMax Water ha diseñado una gama completa de Equipos de Osmosis Inversa para cultivos, con producciones altas y fáciles de instalar sea en interior o exterior. Estos sistemas reducirán hasta un 95% de las sales disueltas en tu agua, bajando la EC además de eliminar el cloro. Usar agua pura nos permite tener un punto de partida perfecto a la hora de añadir y mezclar los nutrientes esenciales para tus plantas.

 

FILTROS DE OSMOSIS INVERSA DESDE HASTA 20 L/H HASTA 3000 L/D

     5-POWER-GROW MEGA-GROW-1000 7-GROWMAX-3000 8-MAXQUARIUM-000-PPM

GROW IT TO THE MAX, WITH GROWMAX WATER!

Agua de calidad para tus plantas, flores y cultivos

El agua de calidad es indispensable para unas plantas, flores y cultivos más sanos. Si realmente piensas en ello, no sólo unos buenos nutrientes y fertilizantes son importantes, si no que sabemos que una buena calidad de agua es también un componente fundamental.

El agua que le das a las plantas debería ser la mejor que “puedas hacer”. Decimos que “puedas hacer” porque tu puedes controlar la cantidad de contaminantes en tu agua, no teniendo que preocuparte por los químicos que recibes en el agua del grifo.

Cloro, cal y magnesio en el agua

El cloro es el principal enemigo que nos encontramos en todas las aguas municipales. Al ser un químico, el cloro quema las raíces de las plantas evitando un crecimiento sano. La cal y el magnesio son los otros dos principales enemigos en el agua. Aunque también son nutrientes para las plantas, estos se encuentran en el agua en forma de pequeños bloques que se incrustan en las raíces y evitan que los nutrientes y fertilizantes sean adsorbidos por las raíces.

Sólo nosotros podemos eliminar los contaminantes presentes en el agua, ya que nadie se va a preocupar más que nosotros mismos de nuestras plantas, flores o cultivos.

Cultivadores profesionales alrededor del mundo saben lo importante que es la calidad de agua en la Hidroponía, Jardinería y Cultivos en general.

GROW IT TO THE MAX, WITH GROWMAX WATER!

grow-shop