Filtros de agua para cultivos hidropónicos y el riego de plantas y jardines

Consejos para regar tu huerto urbano

Uno de los factores más importantes en el cuidado del huerto urbano es el riego. El sabor y la calidad de las hortalizas, frutas y verduras dependerán sobre todo del agua que les proporcionemos, porque el agua es la base del crecimiento para los cultivos. Sin ella no pueden sobrevivir, pero si los regamos poco o en exceso, o lo hacemos con el agua inapropiada, también podemos perjudicarlos. Para ello es importante tener en cuenta algunos consejos que os comentamos a continuación, como conocer bien el tipo de planta y sus características antes de sembrarla, el tipo de suelo que utilizamos, la época del año y sobre todo, la calidad del agua con la que regamos.

1.Controlar el tipo de suelo del huerto urbano

Antes de sembrar el huerto, debemos analizar el tipo de suelo, ya que según sus características, la frecuencia y la abundancia de riego variarán.
En el caso de cultivar el huerto en tierras arenosas, es importante que reguemos con mayor frecuencia, porque este tipo de suelo no retiene mucho la humedad. Por el contrario, las tierras arcillosas retienen incluso en exceso la humedad, por lo que es importante controlar que no lleguen a encharcarse, ya que las raíces de las plantas se verían afectadas, hasta llegar a pudrirse.

2. Controlar las necesidades de riego de cada planta

No todas las plantas del huerto necesitan los mismos cuidados de riego, por eso debemos conocer antes sus características. Según el tipo de plantas hortícolas que tengamos, requerirán más agua o menos. Para ello es muy útil agruparlas de acuerdo a sus necesidades de riego:

-Hortalizas de hoja grande (espinacas, lechuga, coliflor, acelgas…) requieren de abundante agua y por lo tanto, de una mayor frecuencia de riego.

-Hortalizas de fruto como los tomates, calabacín, pepinos, pimiento…, necesitan un riego moderado durante la etapa de floración. Si reciben mucha agua durante esta etapa, puede ser perjudicial para su crecimiento. Una vez formados los frutos, necesitarán un riego regular.

-Las cebollas, los ajos y el resto de hortalizas de este tipo requieren de un riego moderado.

-En verano y épocas de más calor, es importante mantener una mayor frecuencia de riego en el huerto, para evitar que los cultivos puedan secarse o dañarse por falta de agua. Si regamos temprano por la mañana o a última hora de la tarde, estaremos protegiendo el cultivo de los efectos del sol y el calor durante esta época del año.

3. Utilizar el sistema de riego adecuado para nuestro huerto urbano

Existen varios tipos de sistema de riego efectivos y cómodos para los huertos urbanos. Tendremos que elegir el que mejor nos ayude a llevar el agua a todos los cultivos, de acuerdo al tamaño, a la distribución del huerto y a nuestras necesidades.

Riego con manguera:

Si tenemos el huerto en una pequeña parcela, jardín o terraza, es el sistema más fácil, cómodo y económico. Debemos regar en forma de suave lluvia, de manera que la presión del agua no remueva los nutrientes del sustrato, y teniendo en cuenta que en el caso de algunas plantas es contraproducente regar las hojas.

Si nuestro huerto tiene una superficie mayor y no disponemos de una manguera adecuada ni del tiempo necesario para regar, existen otros sistemas de riego automatizados que distribuirán el agua por todo el huerto de forma más cómoda:

Riego por aspersión:

El agua sale por el aspersor, y se distribuye en forma de lluvia por todo el cultivo. Para utilizar el riego por aspersión se requiere una buena presión de agua, para que ésta llegue a todas las plantas. Este sistema permite una mayor automatización, y mediante una buena programación se consigue que todos los puntos del huerto reciban la misma cantidad de agua.

Riego por goteo:

Este sistema de riego automático permite utilizar el agua de forma más óptima, y evita la pérdida de nutrientes del suelo, por eso es el más recomendado para los huertos urbanos. El agua se infiltra hacia la zona de las raíces de las plantas mediante un sistema de tuberías y goteros que se distribuyen por todo el huerto.

4. Regar con agua de calidad

Si seguimos los consejos anteriores, pero a la hora de regar lo hacemos con agua clorada, no conseguiremos los resultados deseados. Nuestras hortalizas, frutas y verduras no tendrán la calidad ni el gusto que esperábamos al plantarlos, porque el cloro influirá en los resultados.

El cloro es un químico presente en todas las aguas municipales, especialmente en verano, para evitar la proliferación de virus y bacterias en el agua corriente. Si lo que buscamos es comer de forma más saludable y orgánica, con sabores auténticos y cultivando nosotros mismos, entonces necesitaremos regar con agua de la mejor calidad posible, eliminando los químicos y pesticidas que influyen en la salud, en el sabor y en la calidad final de nuestra cosecha.

Por otro lado, si regamos nuestro huerto con agua clorada no sólo influiremos en el gusto y la calidad final de los alimentos, sino que también nos podemos encontrar con diferentes problemas que impedirán el correcto desarrollo de las plantas: raíces quemadas, hojas amarillas, plantas que no crecen, problemas con los abonos que no serán totalmente efectivos…. Para poder regar con agua de calidad, existen los sistemas de filtración para tratar el agua previamente, y así eliminar el cloro hasta un 99%, los pesticidas y herbicidas.

Si además del cloro, el agua con la que regamos tiene elevados niveles de salinidad (es una agua dura) también puede afectar a la calidad de las cosechas con problemas en las raíces de las plantas. En estos casos, con los sistemas de osmosis inversa eliminaremos también hasta el 95% de las sales minerales y metales pesados disueltos en el agua.

Estos sistemas de filtración y de osmosis inversa son de fácil conexión al grifo, a la manguera y a los tanques de agua, y fáciles de adaptar también a otros sistemas de riego. Además disponen de caudales diferentes, para adaptarse a cultivos pequeños, medianos o incluso industriales.

En GrowMax Water estamos especializados en los sistemas de tratamiento de agua para hidroponía, jardines y horticultura. Visita nuestra página web y descubre cómo los sistemas de filtración y de osmosis inversa pueden ayudarte a mantener un huerto más sano, orgánico y con las frutas, verduras y hortalizas más saludables.